sábado, 1 de noviembre de 2008

El debilitamiento de las creencias religiosas

El amigo Anyul nos trae otra entrada para el debate, postendo un artículo donde se trata el tema de si le sería posible al hombre vivir sin Dios. El asunto surge en relación a varias citas de Steven Weinberg, premio nobel de física, en las que habla del debilitamiento de las creencias religiosas en occidente, frente al avance de las ciencias.

Weinberg enumera cuatro supuestas fuentes de tensión entre religión y ciencia, siendo la primer la siguiente:

"Por un lado, la primera tensión que se registra es que la religión haya tomado gran parte de su fuerza de la observación de fenómenos naturales como los terremotos, las enfermedades, los truenos, etc., que requerían de la intervención de algún ser divino.

Con el paso del tiempo, esos enigmas se fueron explicando desde una perspectiva cada vez más naturalista. Si bien la ciencia no pudo ni podrá explicar todo nunca, lo más importante es que, según Weinberg, nada demandó la una mediación sobrenatural para su explicación."

Como ando con poco tiempo para escribir en mi blog y comentar en blog ajenos, posteo acá lo que comenté en el de Anyul y mato dos pájaros de un tiro ;):

En realidad el planteo de el autor, por más premio nobel que sea, es un poco tonto. La idea de su artículo en realidad es demostrar porque la religión está, según él, en desventaja respecto a la ciencia. Ahora bien, él plantea su propia hipótesis de lo que es religión y luego se explaya, no sobre lo que en realidad es religión, sino sobre la hipótesis que el mismo invento. Algo así como una definición circular.

Me explico con el artículo. En la primera supuesta fuente de tensión, el relaciona por ejemplo la religión, con la necesidad del hombre antiguo de explicar el mundo que lo rodea. Como la ciencia después explico muchas cosas del mundo, la religión entonces no sería necesaria.

Ahora bien, nosotros no creemos que la religión haya surgido de esa manera. Creemos que la religión judeo-cristiana (y poco nos importa como haya surgido el resto, es otro error del autor, resultante de sus pre-juicios, no hacer ninguna distinción) surge de una revelación directa de Dios a ciertos hombres, a través de la historia. Los descubrimientos que pueda hacer la ciencia entonces, en cuanto a funcionamiento de la naturaleza, en nada afectan a la validez y necesidad de está religión, ya que no afectan de ninguna modo al hecho de que Dios se haya revelado al hombre.

Se podría seguir largo, pero básicamente, este tipo de planteos ateos o agnósticos parten siempre de posturas ya asumidas antes de empezar a razonar, y no de razonamientos a los que se haya llegado, de forma objetiva.

sábado, 18 de octubre de 2008

Vida útil. ¿Tiene sentido la vida sin Dios?

Soy de los que sienten la molesta necesidad de encontrarle sentido a las cosas. No me satisface el hecho de hacer algo por hacerlo, por inercia, por que es lo que se supone que haga, o lo que "siempre" se hizo. Tengo que encontrarle sentido. Encontré varios por acá a los que les pasa los mismo. Síndrome post moderno tal vez. Como sea, esto me lleva en definitiva a preguntarme por el sentido de la vida misma, cuestión esta que a desvelado a muchos.

Intentaré apenas comenzar a encarar el tema, sin la pretensión de llegar a enunciados concluyentes y prescindiendo en lo medida de los posible de respuestas preconcebidas, de esas que enseguida nos saltan a la mente pero no representan ideas propias. No lo haré con intención de impartir conocimiento a nadie, sino simplemente como desarrollo de las ideas que me van surgiendo en la búsqueda de respuestas. El que quiera puede participar, el que se pregunte de que rayos estoy hablando, lo más probable es que se aburra y se vaya a otro lado. Todo bien.

La pregunta que inquieta a muchos suele formularse en términos de saber cual es el sentido de la vida. Mi molesta necesidad de llegar al fondo de diversas cuestiones me empuja a preguntarme si el que se ha dado por fondo realmente es el fondo y a plantearme el planteo mismo del que generalmente se ha partido. Aclaro (creo). En este caso, por ejemplo, me veo movido a preguntarme si la pregunta misma por el sentido de la vida es valida y llegando a una instancia anterior me pregunto en primera lugar, no cual es el sentido de la vida, sino, de hecho, si la vida tiene un sentido y si es necesario que lo tenga. Después de todo, muchas cuestiones que el hombre contemporáneo ha dado por sentadas, han sido puestas en duda por sociólogos e historiadores, alegando que en realidad son fruto de la sociedad actual, y fueron concebidas de otra forma por generaciones pasadas. No será en este sentido, la necesidad de asignarle un valor a la vida, resultado más bien del pensamiento capitalista propio de la edad moderna, siempre en busca de beneficios y resultados? En el antiguo régimen, el noble o el campesino, quizás se limitaban a vivir o a sobrevivir, sin preocuparse por el sentido o la utilidad de la vida. Esto de asignarle utilidad o valor a las cosas parece más propio de la modernidad.

Creo encontrar una respuesta a estas cuestiones en el texto de 1 Pedro 1:18. Allí se dice a los expatriados de la dispersión, que fueron rescatados de su vana manera de vivir, la cual heredaron de su padres...etc. No voy a entrometerme mucho con el griego porque no dispongo del conocimiento necesario, pero la palabra traducida como "vana" parece dar justamente la idea de vacío, inutilidad, o carencia de resultado. Si se dice de alguien que fue rescatado (redimido) de este tipo de vida, evidentemente existe otro tipo de vida. Si existe una vida que no es vana e inútil, necesariamente es útil y fructífera, ya que no hay en este caso otra opción1.

La pregunta sobre si la vida tiene sentido, se ve contestada entonces en forma positiva, por lo menos en lo referente a cierto tipo de vida. Ahora bien, cual es este tipo de vida? Una primera aproximación a la respuesta se desprende automáticamente del mismo texto: para que la vida tenga sentido es condición necesaria haber sido redimido por Cristo, ya que su sangre es el precio pagado para rescatarnos de una existencia fútil.

Sin duda habrá mucho más que profundizar, pero llegamos por lo menos a una reconfortante primera conclusión: hay una a forma útil de vivir disponible para aquellos salvados por Cristo. Tal vez no sea muy diferente a la que se suponía desde un principio, pero creo que es alentador llegar a ella sin necesidad de recurrir a formulas preestablecidas.

Palabras claves: ¿Tiene sentido la vida sin Dios?



1 Uno de los principios ontológicos generalmente aceptados como puntos de partida para el razonamiento filosófico, dice que no hay termino medio entre el ser y el no-ser. Aunque resulte obvio, aclaro esto para no dar la impresión de llegar a conclusiones apresuradas, porque hay opciones que no son excluyentes. Que algo no sea de color blanco no significa que sea negro, puede ser verde o anaranjado, pero si algo no es inútil, necesariamente es útil.

sábado, 20 de septiembre de 2008

Sobre mitos y sensaciones

Porque no os hemos dado a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo siguiendo fábulas artificiosas, sino como habiendo visto con nuestros propios ojos su majestad.
2 Pedro 1:16

.. el vulgo se deja engañar por las apariencias...
Nicolás Maquiavelo, El principe.

Como soy bastante inseguro, suelo usar mucho al escribir, expresiones del tipo "creo" o "me parece", que no indican la posesión de una certeza absoluta. Esto, sin embargo, no significa que estime como más certeras las opiniones de aquel que las afirma con total decisión. Muchas veces ocurre más vale lo contrario. Cuando veo por ejemplo un texto que consiste principalmente en una serie de afirmaciones, sin ningún tipo de razonamiento que actúe como nexo entre unas y otras, me inclino a pensar que las ideas del autor no se asientan sobre una base muy firme, y frases como "todo el mundo sabe que" o "nadie puede pensar que" obviamente no cuentan como razonamientos. Tampoco, el aludir como fuente autorizada, por ejemplo para cuestiones religiosas, a algún engendro publicitario-sensacionalista tipo El código Da Vinci. Me provoca escoriosis el solo hecho de mencionarlo (y eso que no tengo la menor idea de que es la escoriosis), pero hay gente que lo sigue haciendo .

Esto sucede mucho en los autores que se apresuran a tildar de mito todo elemento sobrenatural que encuentran en la Escritura. Particularmente no termino de entender en que cree alguien que profesando creer en un dios (nótese que lo pongo con minúscula porque no estoy seguro a que dios se refieren), no crea que este pueda obrar independientemente de las leyes naturales por el establecidas, si así lo desea.

Me parece que estos discursos sobre "los mitos de la Biblia" no responden tanto a razonamientos coherentes como a una sensación que se desprende de la corriente de ideas que circulan por la superficie del nebuloso globo formado por el conjunto de opiniones de la sociedad contemporánea.

Una de estas ideas, muy común en el conjunto de representaciones sociales que se conforma a partir del advenimiento de la sociedad moderna, es la que asocia al pensamiento religioso con una mentalidad arcaica, opuesta al pensamiento científico-técnico. Las ciencias sociales nos han enseñado que las ideas vigentes en una sociedad no necesariamente responden a preceptos racionales, y de hecho muchas veces (la mayoría?) no lo hacen. Creo que esta oposición dialéctica entre religión o fe y razón o ciencia, no responde a criterios racionales por más que haya sido el postulado de mucho de los intelectuales que dan forma al pensamiento actual.

No existe ningún derrotero delimitado por la lógica, mediante el que podamos arribar a la conclusión de que los postulados de la fe, son inconcebibles. La afirmación "no se puede creer en los milagros de la Biblia en un mundo donde la ciencia ha progresado tanto" tiene tanto sentido como otra que diga "no puede llover mañana en Singapur con lo simpático que es el dinosaurio Barny". Es imposible refutar el razonamiento que enlaza las premisas, simplemente porque no existe.

La necesidad entonces de evadir los componentes milagrosos encontrados en las Escrituras, responden en mi opinión, a esa sensación de que son irreales, más que a una verdadera evidencia de que lo sean. Creo que debemos por lo tanto ser cuidadosos en la aplicación de criterios desmitificadores a la Biblia. La sensación o apariencia de extrañeza que su lectura pueda despertar en nosotros, ciudadanos del siglo XXI, no altera en nada los hechos que no estén reñidos con la lógica, una vez hecha abstracción de las opiniones de la época.

martes, 16 de septiembre de 2008

Clases de instituto bíblico en MP3

No vas a convertirte en un super teólogo que domine a la perfección todos los tópicos susceptibles de investigación bíblica (cosa que por otro lado no creo posible), pero pienso que la enseñanza brindada en nuestras congregaciones tiene muchas veces unos cuantos puntos flojos, y estas clases pueden ayudar a fortalecerlos aunque sea un poco.

Se trata de la página de la radio BBN. En una sección llamada "Instituto bíblico" se encuentran disponibles en audio, diferentes cursos compuestos de varias lecciones cada uno. No soy particularmente aficionado a la BBN, pero varios de estos cursos, que detallo más abajo, me parecieron bastante interesantes.

Aclaro que tanto la radio BBN como estos cursos siguen la linea denominacional de los Hermanos libres (o Hermanos de las Asambles como también se nos suele llamar), que por ahí más de uno no compartirá en su totalidd, pero bueno, el que avisa no traiciona. De todas formas soy de los que piensan que es bueno leer, escuchar y estudiar abarcando el espectro más amplio posible de visiones de la realidad, y que de hecho el profundizar en posiciones contrapuestas ayuda a abrir la mente (es como hacerse una especie de tortura de Tupac Amarú mental).

Aclaro también que no los escuhe todos, y de los que escuche, por ahí no todos me parecieron particularmente atractivos, me gustaron en especial los que son de Pérez Millos.

En fin, estos audios son gratuitos, lo único que hay que hacer es registrarse, y se pueden descargar a la computadora u oír en línea . Así que, ya sabés, te cargás las lección en el MP3, MP4, MP5... MPn (porque viste que cada vez salen más MP algo...) y cuando vas al trabajo o a la facultad, en lugar de ir escuchando a JAR que después se enoja, vas escuchando esto. Creo que es una buena forma de aprovechar el tiempo. Si alguno conoce algún otro sitio en el que puedan encontrarse recursos similares, desde ya se agradece la indicación :)

Estos son algunos de los cursos que podés encontrar, que constan de varias clases cada uno:

Doctrina de la Salvación - Samuel Pérez Millos
Doctrina del Hombre - Samuel Pérez Millos
Doctrina de los Ángeles - Samuel Pérez Millos
Doctrina de la Iglesia - Samuel Pérez Millos
Doctrina de Cristo - Samuel Pérez Millos
Doctrina del Espíritu Santo - Samuel Pérez Millos
Génesis un Panorama General - Samuel Pérez Millos
Jueces - Edgar Contreras
Apocalipsis - Raúl Ferrero
Evangelio de Mateo Grandes temas - Dr. Evis Luis Carballosa
Filipenses - Samuel Pérez Millos
Epístola de Santiago - Raúl Ferrero
Rut - Edgar Contreras
Judas - Edgar Contreras
Primera de Juan - Dr. Lehman Strauss
Números - Edgar Contreras
Tesalonicenses - Dr. Lehman Strauss
Malaquías - Edgar Contreras
Primera Corintios - Samuel Pérez Millos
Efesios- Dr. Lehman Strauss
Primera Pedro - Dr. Evis Luis Carballosa
Gálatas - Dr. Lehman Strauss
Salmos escogidos - Sugel Michelen
Como Estudiar la Biblia para Enseñarla - Dr. Evis Luis Carballosa
Jesucristo en el Mundo de Hoy - Dr. Luis Evis Carballosa
La iglesia frente a una sociedad sin valores - José M. Martinez
La oración del Padre Nuestro - José M. Martinez

sábado, 13 de septiembre de 2008

Me anoté en Facebook :D

Me anoté en Facebook!!! Y a quién le importa? jajaja, bueno, no se, comento nomás. Hacía tiempo que tenía ganas de entrar a ver de que se trataba, porque no tenía mucha idea, y ayer finalmente durante la hora del almuerzo, en el trabajo, caí. Ya soy parte del sistema:P. Así que posiblemente les estén llegando peticiones mias para aceptarme como amigo, a los que encuentre. Sean buenitos y aceptenmé :)
Saludos. Portense bien.

martes, 9 de septiembre de 2008

Religión de amor

Dice Freud en Psicología de las masas y análisis del yo:

"... aquellos que no forman parte de la comunidad de los creyentes, no aman a Cristo ni son amados por él. Por este motivo, toda religión, aunque se denomine religión de amor, ha de ser dura y sin amor para con todos aquellos que no pertenezcan a ella. En el fondo, toda religión es una tal religión de amor para sus fieles y en cambio, cruel e intolerante para aquellos que no la reconocen."

En principio no queda claro de donde extrae que Cristo no ama a aquellos que no pertenecen a la comunidad de creyentes. No puede decirse del Jesús de carne y hueso descrito en los evangelios, que intercedía ante el Padre por aquellos que lo crucificaban, tampoco del Cristo doctrinal, por decirlo así, desarrollado en las epístolas a partir del primero, de quien se nos dice que al morir en la cruz, ocupó voluntariamente el lugar del pecador.

Las restantes afirmaciones son mas entendibles. No creo que la lectura hecha por el pensador austriaco, del fenómeno religioso, represente un punto de vista particular y exclusivo. Con demasiada frecuencia hacemos de la religión un sistema social como cualquier otro, que se muestra benévolo con los que adhieren a sus normas, pero receloso y hostil con los que no las aceptan o se desvían de ellas.

En el imaginario social de nuestra época se asocia al cristianismo mas con un agente acusador e intransigente que con uno amoroso y compasivo. Desplazamos tristemente la posición del Hijo de Dios, del lugar del "ni yo te condeno" al del fariseo con piedras en la mano. Entiendo que a este Cristo se refiere el fundador del psicoanálisis, al Cristo que refleja la iglesia. Después de todo somos el cuerpo visible de él en la tierra.

Es un llamado de atención importante. Si podemos tergiversar la imagen de aquel que sufrió la cruz por nuestras transgresiones, en la de alguién cruel e intolerante, estamos errando por mucho. Antes de poder predicar una religión de amor creible, necesitamos convertir nuestras vidas en pruebas empíricas de su existencia.

jueves, 4 de septiembre de 2008

Libros gratis

A veces veo gente que viene a parar a mi blog haciendo busquedas en Google o Yahoo del tipo "libros gratis", "libros en pdf" u otras por el estilo, que develan la intención de adquirir literatura, eludiendo costumbres muy arraigadas en este tipo de práctica, como por ejemplo pagar por ella.

Como sea que cualquier amigo de la lectura goza por lo general de mi automática simpatía, voy a dar una sugerencia muy sencilla, que a lo mejor se suele dar por sabida pero evidentemente no siempre es así y puede llegar a ser muy util. Digo "por lo general" porque puede ocurrir que siendo uno un avido lector, sea también una pésima persona, o siendo una excelente persona guste de autores tales como Dan Brown por ejemplo, cuyos blasfemos argumentos e ignorancia histórica, temas de los que mucho se ha hablado e incluso se han escritos libros, no llegan a ser tan intelectualmente hirientes como su pedorrismo narrativo, con lo cual esto de la simpatía no aplica de forma tan directa.

Volviendo al tema, cuando uno busca un libro en internet, el primer lugar al que debe acudir, es, no a los buscadores, sino a ciertas páginas que funcionan a modo de almacén, donde uno puede subir archivos.

Dos ejemplos muy populares, y que cuentan por lo tanto con gran cantidad de material, son eSnips y 4Shared. Estas paginas cuentan con un buscador, el primero arriba a tu derecha y el otro mas abajo, también del lado de tu mano derecha, donde ponés el nombre del autor o libro que querés buscar, y clickeando el botón correspondiente te tira como resultado cierto número de archivos que te podés descargar.

Gran parte del contenido que se pueda encontrar está en inglés y otro tanto, aunque en menor medida, en portugués, así que es conveniente, si buscás por autor, poner también aunque sea parte del título en castellano, para filtrar resultados.

Cuando ves libros que te gustan, también está bueno entrar al perfil del usuario que los subió, y chusmear que más tiene. Podés llegar a encontrar colecciones interesantes, como por ejemplo la de exlibriseltropical, que dispone de una amplia variedad de autores cristianos, entre los que podés encontrar cosas muy buenas. Otra cosa que podés hacer es poner en el buscador el nombre de un autor que te gusta y ver todos los resultados que te tira.

Cuando era chico, era socio de la biblioteca pública de mi barrio, y recuerdo que disfrutaba casi tanto pararme frente a los estantes a revolver los libros como después leer el elegido. Ahora se puede hacer algo así pero a nivel virtual.

Espero que esto les sea de utilidad a aquellos que no lo conocían. Ahora, por favor, no vayan y me pongan Dan Brown en el buscador, si van a leer novelas poco cristianas, al menos que sean de Stephen King...

martes, 2 de septiembre de 2008

Contraopinión

Hace unos días se dio en los medios de comunicación argentinos un fenómeno bastante frecuente en este ámbito, como es el que un acontecimiento protagonizado por una persona pública, cause cierto revuelo, y obtenga por eso repercusión en diarios, radio y televisión. Lo novedoso es que esta vez el hecho en cuestión no gira sobre la persona de algún actor, cantante o político, como habitualmente sucede, sino sobre la de un filósofo.

Se trata de Tomás Abraham, quien acudiera como invitado a la emisión de
TVR (Televisión Registrada) del sábado pasado. Luego de un informe sobre la causa que versa sobre el presunto abuso de menores por parte del sacerdote católico Julio Grassi, se otorgó la palabra a Abraham, quién generando no poca tensión en la atmósfera del programa, crítico frontalmente al informe, hablando de la forma mórbida en que se explotan estos temas para hacer de los mismos un show televisivo. El informe completo se puede ver acá. A continuación inserto un vídeo con la parte de la crítica.



Estos días justamente estaba leyendo para la facultad un texto escrito por este filósofo, llamado
La construcción de una contraopinión (le salió redondito a la profesora). Entre una serie de sugerencias para formarse como contraopinador, en contraste con aquellos que se limitan a observar pasivamente la información que reciben, escribe lo siguiente:

"Respecto de la lectura, la filosofía es el heavy metal del pensamiento, la energía ideativa y la riqueza argumentativa que ofrece es irremplazable. No hay recomendaciones que hacer, todo esto por supuesto es un aporte personal, pero por experiencias recientes, un combo de Kant y Nietzsche,
La Crítica de la Razón Práctica y La genealogía de la moral, aunque sea un rato a la mañana, es un alimento sustancioso y vigorizante."1

Podemos rescatar de la actitud del filósofo el que parece ser coherente . Escribe acerca de como se construye una contraopinión y de porque es una construcción necesaria, pero no se queda en palabras, sino que se convierte en exponente de lo que el mismo llama un contraopinador. Mas allá de esto quería llamar la atención principalmente al hecho de que no estamos tratando con un improvisado o con alguien que opina por opinar. Estamos hablando de alguien que lee Kant a la mañana a mero título de ejercicio. Otros a lo mejor se levantan y salen a correr. Yo mismo cuando estoy motivado, tengo épocas en que me obligo a salir de la cama un par de horas más temprano para ir al gimnasio antes del trabajo. Este señor lee la
Crítica a la razón práctica (confieso que soy igualmente de los que disfrutarían mas este tipo de ejercicio mental antes que el físico).

Traigo esto a colación porque es común que el cristiano se vea en la necesidad de expresar opiniones diferentes a la de la mayoría y me pregunto si a la hora de defender sus principios cuenta con los recursos necesarios para hacerlo concienzudamente o si los defiende más vale por inercia sin mucho fundamento. Opino que cuando sucede esto último no se le hace un gran favor a la fe. No puedo abogar eficazmente por una causa que conozco en forma imperfecta o en lo que no me he interiorizado. Creo que deberíamos preocuparnos más los cristianos por prepararnos en este sentido y no solo a nivel teológico. Un apropiado conocimientos de las diversas áreas en que se ha desarrollado el pensamiento humano puede llegar a ser muy provechoso. Para esto es importante abandonar el miedo que se tiene tradicionalmente en el ámbito cristiano a ciertas áreas de conocimiento especialmente relacionadas con el campo de las ciencias sociales. Incluso declarados enemigos de la religión como el citado Nietsche pueden llegar a proporcionarnos elementos interesantes a la hora de comprender el mundo que nos rodea.

No digo que todos nos dediquemos de lleno a la exhaustiva adquisición de conocimientos, cada uno tiene intereses y aptitudes diferentes, pero es necesario que comencemos a tomar conciencia de que para defender nuestros valores y oponernos a la corriente cuando va en contra de estos, es importante hacerlo con fundamento, y no solo de palabra sino también de hecho, elementos fundamentales para ser un contraopinador que se expresa con autoridad.



1ABRAHAM, Tomás (2006) La contrucción de una contraopinión

domingo, 31 de agosto de 2008

Vivir con propósito

"La vida tiene valor cuando conseguimos extraer el sentido de cada momento, de cada kairós, de cada día. El sentido de la vida está en vivir. Pero no en un vivir cualquiera. Un vivir cualquiera es mera existencia, una vacía sucesión de días.

Hay un modo diferente de vivir, y ese modo de vivir está incrustado en cada ser humano en dos dimensiones. La primera es universal, la Imago Dei, matriz divina de la cual todos somos herederos. La segunda es singular, pues cada ser humano es un original. La capacidad de vivir un momento por vez, expresando la Imago Dei por medio de mi singularidad, es lo que llamo vivir con propósito. Así, espero encontrar el contento en el contraste físico - espiritual de nuestra única Historia."
Ed René Kivitz, Viviendo Con Propósitos. Traducción disponible en castellano gracias al valioso esfuerzo de La Monja, que no sobra ;)

Leer completo en Teosubversión.


Palabras claves: ¿Tiene sentido la vida sin Dios?

jueves, 28 de agosto de 2008

Agradecimiento

En esta oportunidad quería simplemente agradecer la invitación a participar en el muy interesante blog de Teología Sin Nombre (TSN). Un honor haber sido tenido en cuenta para publicar mis sencillos artículos entre las tan ilustres figuras que allí escriben :)
Aunque mi inconvenientemente bajo nivel de autoestima suele provocar en mi con frecuencia cierta sensación de no estar al nivel de otros, temo que esta vez la sospecha no es infundada. Esforzareme por estar a la altura de las circunstancias :)
Gracias!

viernes, 22 de agosto de 2008

Por que no otorga Dios peticiones sobrenaturales?

Revisando entradas viejas en el blog de Anyul, encontré esta en la que invita a opinar sobre un tema interesante. Presenta la postura escéptica planteada a partir de un debate entre Rick Warren y alguien que supongo será alguna especie de ateo, sobre las suspicacias que despierta entre los opositores de la fe, el hecho de que aparentemente pedimos los cristianos y Dios responde, únicamente aquellas cosas que están dentro del espectro de lo posible, como por ejemplo, que un inmigrante consiga empleo, pero que nuca se ora ni se ha comprobado que Dios conceda algún favor sobrenatural . Transcribo un párrafo para mayor claridad:

"¿Qué pasaría? – le pregunta – si un millón de cristianos rezaran para que le volviera a crecer un brazo a un hombre que lo perdió en la guerra? El resultado es, por supuesto, que no sucedería tal cosa, a pesar de que otras criaturas de Dios, como la salamandra, son capaces de llevar a cabo dichos procesos. El hombre no puede y, por tanto, nadie reza porque sucedan cosas que, como el ejemplo de Harris, son imposibles”.

Como en el mes de marzo cuando fue publicada no estaba muy inmerso todavía en esto de los blogs, no la había visto y voy a ensayar ahora una posible respuesta.

El problema reside en el punto de vista desde el cual hablamos de acontecimientos posibles o imposibles. El decir: que un inmigrante consiga empleo o a una salamandra le crezca la cola son cosas posibles, pero que a un hombre se le regenere la extremidad amputada es imposible, es correcto solo desde la perspectiva humana. Si existe un Dios todopoderoso a este le es igualmente posible hacer una cosa que las otras. Que ciertas cosas sean imposibles desde la perspectiva humana no implica que también lo sean desde la divina. Aunque en un contexto distinto en el que se refiere a cosas espirituales mas que físicas, creo que podemos apreciar esta diferencia de perspectivas en el concepto vertido por Jesús al afirmar: Para los hombres es imposible, mas para Dios, no; porque todas las cosas son posibles para Dios (Mar. 10:27 y pasajes paralelos). Algunos otros textos interesantes para meditar al respecto podrían ser Gen. 18:14, 1 Samuel 14:6, Zac. 8:6.

Ahora bien, no solo es correcto decir que la distinción entre sucesos posibles e imposibles no es aplicable a Dios, además, el que algo sea posible o no a nivel humano, depende de lo que El disponga.

Es decir, si a Dios le era igualmente posible crear a los hombres de tal manera que cuando perdieran un brazo les vuelva a crecer, como hacerlos de forma que esto no acontezca, el que el hombre sea de esta última forma depende de que Dios así lo dispusiera, como dispuso todas las leyes que rigen la naturaleza.

Todas estas leyes entonces, que marcan lo posible e imposible a nivel humano, son disposiciones divinas.

Tiene bastante sentido por lo tanto que nos limitemos a pedirle a Dios aquellas cosas circunscritas dentro de la esfera de sus disposiciones y que Dios no actúe en forma que altere las leyes por el mismo impuestas (aunque pueda hacerlo, si lo desea, en circunstancias excepcionales). Después de todo, este actuar "natural" de Dios es tan demostrativo de su poder como lo sería un actuar sobrenatural, ya que una y otra cosa le son igualmente posibles y el hecho de que nos impresione a nosotros mas lo segundo se debe simplemente a un mero acostumbramiento a lo primero.

Otra objeción al respecto, que suele alentar las sospechas escépticas, es el hecho de que según las escrituras Dios aparentemente alteraba las leyes naturales con bastante asiduidad en la antigüedad, cuando nosotros convenientemente no estábamos, cosa que ahora no ocurre.

Esta apreciación también es errónea. Dios no actuaba en forma sobrenatural con frecuencia, sino por el contrario en casos particulares, y con respecto a individuos y ubicaciones geográficas específicas las más de las veces. Estas actuaciones milagrosas registradas en la Escritura acostumbran estar estrechamente entrelazadas con momentos críticos en la historia del hombre y de la revelación que a este hace Dios de Si mismo y si su lectura despierta en nosotros esa sensación de "asiduidad milagrosa" es porque son justamente estos momentos críticos los que la Biblia se encarga de registrar.

Sabemos que estos momentos alcanzan su punto cumbre con en el advenimiento de Cristo, según lo cual es lógico que estas operaciones sobrenaturales hayan comenzado a partir de entonces a declinar, hasta el tiempo en que Dios intervenga nuevamente en el devenir de los acontecimientos, para marcar el fin de la historia tal como la conocemos.

lunes, 18 de agosto de 2008

El carácter de Timoteo

Hablamos en el post anterior de la mala utilización de 1 Timoteo 5:20 por parte de hermanos deseosos de reprender en público a los pecadores impenitentes (lo bueno de un blog es que cuando decimos "hablamos", realmente hablamos e interactuamos y no es sólo una expresión condescendiente a modo de artilugio para que el lector se sienta incluido). Habiendo arribado a la conclusión de que una apresurada utilización de este texto comete el grave error de omitir el contexto y situación específica en que fue vertido, dejamos la puerta abierta a la posibilidad de que su uso, tal vez si sea valido en situaciones análogas.

Volvemos al tema comenzando con lo último que se dijo en el post anterior, que en todo caso es necesario tener en cuenta cuales eran las cualidades de Timoteo, que llevaron a Pablo a concederle esta atribución.

De versículos como 2 Timoteo 1:6-8, la mayoría de los comentaristas que consulté, coinciden en señalar que Timoteo era un joven de carácter mas vale tímido que necesitaba ser impulsado regularmente por las exhortaciones de Pablo para cumplir su cometido. Esta descripción encaja también con la actitud del apóstol, cuando al escribir a los corintios, en oportunidad de la posible llegada de su discípulo, parece mostrar particular interés en que los hermanos del lugar no lo desprecien y lo hagan sentir cómodo (1 Cor. 16: 10-11).
Parece ser que Timoteo no era ningún James Bond del evangelio y me parece una apreciación importante para comprender el texto que estamos analizando. Si a una persona más impulsiva se le diera una oportunidad semejante de reprender a los demás, seguramente caería en excesos poco pertinentes al espíritu cristiano, en cambio, para Timoteo, me inclino a pensar que el mandato del apóstol constituía más una carga que un privilegio del cual jactarse y que utilizaría todos los recursos a su alcance para resolver la situación problemática antes de llegar a utilizarlo.

Aparentemente Timoteo era un hombre de caracter afectuoso y sensible (2 Timoteo 1:4) cualidad también importante a tener en cuenta, a partir de la cual podemos razonar que aún en caso de utilizar su derecho a la reprensión, lo haría con tacto y en forma más vale delicada.

Su reputación en el evangelio era avalada por no pocos creyentes (Hechos 16:2).

El interes mostrado en otras ocasiones por Timoteo hacia diversos grupos de creyentes (Filipenses 2:20) hace pensar en una persona que actuaría movida por genuina preocupación y no simplemente por enojo o por querer imponer su opinión.
Aquí hace falta recalcar algo obvio pero en lo que reiteradamente se falla, y es que esta preocupación debe ser verdadera y no solo de palabra. No basta decir, "te digo esto porque estoy preocupado por vos" o "porque sentí de Dios que te lo tenía que decir". Tildenme de cínico, pero no me creo mucho estas frases y pienso que debiéramos lavarnos la boca antes de utilizar el nombre del Señor a modo de pretexto para hechar en cara cosas que en realidad es a nosotros a quienes nos molestan.

Por último quería destacar un hecho que, escuetamente nombrado en las escríturas, se suele pasar por alto y es el que en algún momento de su vida, si bien carecemos de mayores datos, sabemos que Timoteo llego a estar preso (Heb. 13:23) sin duda a causa del evangelio. Esto evidencia su compromiso con el mensaje de Cristo, lo que le otorga, por decirlo de algún modo, un plus extra de autoridad, para actuar de acuerdo a lo encomendado en el texto que analizamos. De todos modos insisto en destacar la primacia del verdadero interes y el amor por sobre el sacrificio, ya que la Biblia es clara al manifestar la inutilidad de los hechos exteriormente mas heroicos si no son motivados por la principal de las virtudes (1 Cor. 13:3). Teniendo en cuenta además lo retorcida que puede llegar a ser el alma humana no me es difícil pensar en personas que estén dispuestas incluso a experimentar cierto sacrificio o hacer obras a favor de otros con tal de poder ejercer cierto poder sobre aquellos o simplemente sentirse importantes.

En fin, podríamos seguir hablando de Timoteo, de su conocimiento de las Escrituras, de su sana condescendencia al acceder a circuncidarse aunque no le fuera necesario, de las manifestaciones proféticas en cuanto a su ministerio y de su don especialmente conferido, todo lo que parece hacer de aquel que recibió la facultad de poder amonestar a otros publicamente, una persona bastante díficil de emular. Por el momento me contento con pensar que la próxima vez que alguien tipee el texto de 1 Timoteo 5:20 en el buscador, a lo mejor se encuentre con este sencillo aporte, que intenta dar al tema un enfoque diferente.

viernes, 15 de agosto de 2008

Repréndelos delante de todos

Los buscadores como Google o Yahoo son una buena forma de sondear opiniones acerca de un determinado tema. Uno pone una frase relacionada, y con un simple click accederá a la larga lista de lo que los internautas han dicho al respecto. Una especie de tormenta de ideas virtual.

La semana pasada, preparando un mensaje hice algo así con un texto. Me llamo la atención 1 Timoteo 5:20, relacionado con el tema que debía tratar, así que en un mezquino intento de acumular puntos de vista con un mínimo esfuerzo, copie el texto en el buscador: "A los que persisten en pecar, repréndelos delante de todos, para que los demás también teman” e hice click sobre el consabido botoncillo que nos lleva a los resultados.

En vez de hallar diversidad de enfoques como esperaba, me econtre con cientos de estudios, artículos y comentarios, de gente que toma este texto y lo blande con regocijo, haciéndose un festín con la idea de reprender a los pecadores reincidentes para que todos teman.

Bueno, en realidad no me leí los cientos de resultados, a la tercer hoja como que me cansé.

Puede ser que tanta gente tenga la soberbia idea de creerse en condiciones de amonestar a otros y regodearse en ello? Realmente creen estas personas que son mejores y que no merecen más bien estar del lado de los reprendidos que de los reprendedores?

Disto mucho de ser un experto en hermenéutica, pero hay unos cuantos principios bastante básicos que estas gentes están ignorando olímpicamente en su afán por agregar 1 Timoteo 5:20 a las listitas de textos citados a la ligera, que supuestamente le permiten a uno juzgar a otras pobres animas menos santas.

En primer lugar se debe tener en cuenta que las cartas a Timoteo junto con la de Tito forman el grupo de las llamadas por algunos “epístolas pastorales”, que fueron escritas no a un grupo de cristianos en general o iglesia local, sino a personas especificas e individuales, en este caso, Timoteo.

En segundo lugar es importante tener en cuenta las circunstancias en que fue escrita la epístola. Timoteo había sido dejado por Pablo en Efeso con el fin de corregir ciertos desordenes, pareciera que principalmente de índole doctrinal. No solo entonces se debe tener en que este mandato es dirigido primeramente a Timoteo, sino también que le es dirigido en ocasión de una misión específica que estaba cumpliendo.

Como un tercer punto es importante destacar que al citar precipitadamente este sexto se esta pasando por alto, no solo la cuestión de a quien va dirigido y en que circunstancias sino también el contexto inmediato en que está inserto dentro de la epístola. Del versículo precedente se desprende que Pablo esta dando instrucciones en este momento a su discípulo, concerniente a los ancianos (presbíteros) de la iglesia local. De aquí se aclara el sentido de la frase “para que los demás teman” que a varios de los internautas citados anteriormente pareciera atraerles notablemente. Se trata simplemente de mostrar al resto de la congregación (aunque algunos comentaristas entienden incluso por “los demás” a los demás ancianos) que ni aún la autoridad eclesiástica es pretexto para evadir la corrección y tengan entonces mayor cuidado en su conducta. No se trata simplemente de escrachar a un hermano frente a la congregación.

Entiendo, admito correcciones, que incluso este accionar tocante a los ancianos es encomendado particularmente a Timoteo en su carácter de “interventor” por llamarlo de algún modo, de la iglesia que se reunía en Efeso, y no a cualquiera que quiera adjudicarse el derecho. Creo no estar divagando al decir que del “contra un anciano no admitas acusación sino…” del versículo 19 se desprende que Timoteo estaba en posición de que los creyentes del lugar apelaran a el con quejas dirigidas incluso hacia los ancianos.

Se sigue entonces de lo expuesto que este mandato de reprender públicamente responde a una situación más bien específica y dista mucho de ser legítima su aplicación por cualquiera que desee apropiárselo. Se podría argumentar, que sería lícito, en ciertas circunstancias que revistan características análogas a las vividas en Efeso por aquel tiempo, pero no podemos ignorar que Pablo eligió a Timoteo para cumplir este mandato, y no a cualquier otro. Deberíamos detenernos entonces en las características del joven creyente que lo hicieron apto para desempañar este papel. Lo dejamos para otro post, adelantando solo que obviamente no son características de la que muchos de nosotros nos podamos jactar.

sábado, 9 de agosto de 2008

Carpetitas separadas

Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa,
hacedlo todo para la gloria de Dios.
1 Corintios 10:31

En la empresa donde trabajo la mayoría de los empleados son cristianos. Esto da lugar a ciertas circunstancias un tanto atípicas, que no se dan a lo mejor en otrros lugares. Una de ellas por ejemplo es el lo que pasa con la música. En un servidor hay una carpeta con MP3 a la que cualquier computadora conectada a la red puede acceder. Hasta quí nada fuera de lo normal. El tema es que entrando a esta carpeta, que lleva por nombre MÚSICA o MP3 hay a su vez otras dos carpetas, llamadas, como ya muchos imaginaran, una secular, y la otra cristiana.

Esto es ilustrativos de una visión del mundo muy común en el ambiente cristiano. Creemos que todo debe catalogarse bajo alguno de estos dos rótulos, excluyentes entre si.

Vía la Monja llegué al blog Palabra Lateral, donde Benjamín, su autor, hace referencia en un artículo, a "la falsa división que existe entre lo espiritual y lo secular", y digo aquí lo mismo que dejé posteado allí en un comentario, con respecto a esta frase. A veces algunos cristianos queriendo expresar una idea similar, dicen que no hay que ocuparse exclusivamente de cuestiones espirituales sino también de las seculares. Aunque parezca solo una diferencia semántica, creo que es mas acertada la expresión utilizada por Benjamín. La división entre espiritual y secular me parece arbitraria.

Mi vida no debe estar separada en carpetitas. De otro modo no le estaría entregando todo a Dios, como dicen tantas canciones que nos gusta cantar, sino solo aquello archivado en el lugar indicado.

Entiendo que en la vida del creyente todo debe ser considerado actividad espiritual. No solo acciones como orar, leer las escrituras o desempeñar alguna ministerio en la iglesia, sino también otras como trabajar, estudiar o tener un pasatiempo. Y tampoco estoy muy convencido de que algunas de estas tengan mayor valor espiritual que otras. De otro modo podría por ejemplo ser negligente en mi trabajo y pensar que esto no es tan grave como serlo en alguna de esas cosas "mas espirituales".

Además yo no puedo cambiarme a mi mismo, a mi personalidad, pasando de ser o actuar de manera espiritual a secular, según la circunstancia, de la manera que se cambia un automóvil de andar con gas, a andar con nafta1. Si soy espiritual tengo que serlo tanto dando un sermón en la iglesia como jugando un partido de fútbol en la cancha del barrio.

Sin intención de dogamatizar al respecto, se me courre que tal vez la clave consista en encontrar la voluntad de Dios y estar haciendo a cada momento lo que El quiere que haga, de la mejor manera posible. Alguno me dirá que es utópico, pero creo que es una buena forma de entender lo de "hacer todo para la gloria de Dios".


1 En Argentina muchos automóviles suelen tener aparte del tanque en que se almacena la gasolina común(nafta), un tanque de gas, ya que este resulta un combustible bastante más económico. Uno puede pasar por lo general de nafta a gas o viceversa, mientras conduce, por medio de una simple tecla.

martes, 5 de agosto de 2008

El Dios invisible

Por tanto, al Rey de los siglos, inmortal, invisible,
al único y sabio Dios, sea honor y gloria
por los siglos de los siglos. Amén.
1 Timoteo 1:17

La invisibilidad debe ser una de los atributos de Dios que de menos popularidad goza. Se habla del amor de Dios, el poder de Dios, la santidad de Dios, pero casi nuca se habla de la invisibilidad de Dios. Se diría que esto de la invisibilidad más vale nos molesta. Muchas veces quisiéramos ver a Dios. Especialmente en los momentos difíciles, o en esos momentos de duda donde nos planteamos si todo esto es cierto o estaremos viviendo equivocados. Entonces uno quisiera verle, aunque tenga que caer temblando a sus pies, aunque deba apartar la vista y llorar avergonzado ante su santa presencia, uno quisiera tener algún tipo de señal, obsequiar aunque sea por un momento a sus sentidos, con la certeza de lo que cree en su mente y su corazón.


Al incrédulo por otro lado tal vez sea justamente la invisibilidad de Dios una de las cosas que más le impida creer en El. O sea, está bien, negar la existencia de Dios porque no podemos verlo, como plantea el empirismo, no tiene sentido, aceptar que un ser superior tuvo que haber hecho el mundo puede que nos parezca razonable, pero, aún así, aunque no sea ilógico, no es sumamente llamativo que al Dios creador de todas las cosas no podamos verlo?

Los cinco sentidos son la forma que tenemos de comunicarnos y relacionarnos con el mundo que nos rodea. Todo lo que conocimos desde que nacimos, lo conocimos a través de nuestros sentidos, de modo que, el que pueda haber alguna otra cosa que existe, pero que no podemos ver o experimentar de forma física, nos suena fantasioso. Ahora bien es justificada esta sensación?

La idea que subyace detrás de esta impresión de irrealidad es que las cosas espirituales son diferentes o tiene una manera distintas de presentarse que todas las demás cosas a que estamos habituados y sabemos que son verdaderas. Es decir, si todas las cosas que conozco, y se fehacientemente que son reales, la forma que tengo de percibirlas es a través de los sentidos y la experiencia directa, porque con Dios es diferente? Porque justamente las cosas espirituales no puedo conocerlas de la misma forma que a todas las demás cosas, sino que son distintas a ellas?

Suena a un argumento inventado por los teistas para justificar sus teorías "no es que Dios no exista, sino que lo captamos de manera diferente que a todo lo demás." Ahora bien, el error al suponer esto consiste en que este no es el argumento que presenta la biblia, todo lo contrario. La premisa que se puede extraer de las Escrituras no es "Dios es diferente a las demás cosas" porque esto equivaldría a tomar como parámetro a "las demás cosas", a ponerlas primero para después comparar a Dios con ellas. Esto no tiene ninguna concordancia con la enseñanza bíblica, al contrario, es descabellado. Lo que creemos los cristianos es que Dios es lo primero, que hizo todas las cosas y todas las cosas de el dependen. El esta por encima de todo lo demás. Por eso, lo que afirmamos no es que Dios sea diferente a las cosas materiales o físicas, sino que las cosas materiales o físicas son diferentes a Dios. Dios es lo primero, Dios es el parámetro.

El autor de la epístola a los hebreos deja claramente establecido este principio: "Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía" (Hebreos 11:3) Las cosas espirituales, las cosas que no se ven, fueron primero, las cosas que se ven, las cosas fisicas fueron hechas luego y solo a partir aquellas otras. Cuando Dios creo la materia hizo algo nuevo, los ángeles posiblemente dijeron: -Uh, que loco, es duro!

Pablo, escribiendo a los corintios también destaca la primacía de las cosas invisible sobre las visibles: "...no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas" (2º Corintios 4:18). De modo que sostenemos no que Dios resulto ser de una forma diferente a todo lo demás, sino que las cosas espirituales, las que no se ven, están que son eternas, siempre fueron de la misma forma, y en algún momento de esta eternidad fue creado un mundo que era diferente, que era físico en contraste con lo espiritual.

No se trata de que Dios anda jugando a las escondidas, el siempre fue igual, fue espiritual y el hombre esta constituido de tal manera que la forma de relacionarse con este mundo físico es a través de los sentidos, pero las cosas espirituales siguen estando y estas no cambian, no se puede acceder a ellas por medios de los sentidos, sino por medio de la fe, y el que esto suene extraño a nuestra mentalidad terrena, no afecta en nada a su realidad.

viernes, 1 de agosto de 2008

Los James Bond del cristianismo

"...pretendia ser equilibrista y oir sobre la pista ovaciones en vez de tanto reir."
Marcos vidal, El payaso.


Me parece interesante la lectura que hace Alejandro Vazquez del fenómeno de los comics, respecto al cambio de carácter que vienen asumiendo desde hace un tiempo sus protagonistas. Como han dejado de ser "seres ejemplares de una rectitud y justicia a prueba de todo, sin grietas y sin vacilaciones" para pasar a mostrar una faceta mucho mas humana. "Empezaron a manifestar las evidentes y erráticas convulsiones emocionales que sufrían los propios lectores del comic" nos dice Alejandro en su blog, dando a entender que este cambio responde en realidad a uno más profundo, que atañe al trasfondo social y esta relacionado con un ideal de superhombre que envuelve a la sociedad occidental desde hace algún tiempo y hoy esta perdiendo su vigencia.

Quisiera hacer hincapié sobre la forma en que este ideal arraigó en el cristianismo dando lugar a un (robándole siempre las palabras a Alejandro) "positivismo religioso" que "glorificó el triunfalismo".

Creo que fenómenos como los descritos a continuación, evidencian la adaptación al ambiente eclesiástico de este espíritu triunfalista y autocomplaciente:
  • Predominio de un discurso que destaca la cara "gloriosa" del cristianismo. Se concentra desmedidamente en el éxito, la consecución de metas y la realización de sueños. Exalta la ejecución de obras espectaculares y las biografías individuales vistosas y epopéyicas.
  • Amplia difusión de este discurso mediante libros, sermones, convenciones y otros medios.
  • Embelesamiento hacia las convenciones multitudinarias, las megaiglesias, la pompa, el show
    y la espectacularidad.
  • Incentivo continuado a la acción y a la asunción de posiciones de protagonismo y liderazgo.
  • Persistente llamado a abandonar con premura todo aquello que se asocie con debilidades y defectos, y proyectar una imagen de perfección, donde el pecado sea practicamente imperceptible.
  • Asociación de espiritualidad con participación activa y con el desempeño de ministerios llamativos.
  • Mayoritaria importancia del número y la cantidad como indicadores del crecimiento y buen funcionamiento de una iglesia.
  • Valoración excesiva de las personalidades decididas y seguras.
  • Evaluación de la espiritualidad de un predicador en base a su elocuencia y carisma
Algunos quizás se vean tentados a sugerir mas items para la lista, en ese caso pueden sentirse con la libertad de hacerlo. A otros quizás le surjan objeciones respecto a la utilización de algunos de los aquí nombrados como representativos de una actitud religiosa indeseable. Es que en realidad estos puntos no son todos negativos en si mismos. La mayoría son mas bien ambiguos, pero a lo que me refiero en este post es a que se da principal importancia a estas cuestiones sobre otras. Se crea un prototipo excluyente de cristiano ejemplar, en el cual deben estar presentes la mayoría de las características citadas, y el que no encaja en este molde viene a ser considerado como una especie de ciudadano de segunda dentro de la iglesia.

Tenemos la idea de que para ser una persona espiritual un cristiano tiene que ser algo así como un James Bond de la religión. Siempre preparado, siempre atractivo, sin vacilaciones, ni torpezas. Agudo, ágil, inteligente, seguro , elegante y distinguido. Todos sus movimientos son calculados. Nunca se equivoca, siempre gana, siempre tiene la respuesta indicada y sus diálogos son ingeniosos. Extrovertido, carismático y seductor. Cumple fabulosas misiones, realiza hazañas impresionantes y salva al mundo sin despeinarse.

No creo estar exagerando mucho, hay bastante libro y sermón dando vueltas por ahí, que suenan así.

No digo que no tratemos de erradicar los defectos de nuestras vidas. Tampoco niego que a medida que nos acerquemos a Dios sea lógico pensar que nuestro carácter va a experimentar cambios saludables. A lo que voy es a que no debemos esperar a que estas cosas comiencen a suceder para pensar que recién entonces podemos entablar una relación con Dios. Desde el momento en que nos hacemos acreedores de la obra de Cristo a nuestro favor somos tan hijos de Dios como el mas ilustre de los santos.

No debemos pensar que hasta que no haya cambios significativos en nuestra vida Dios va a estar como desluciendo con nosotros y que en realidad nos dio la salvación para que nosotros le demos algo a cambio. Eso no es gracia.

Dios no es un mecenas que nos tomo bajo su protección porque vio cierto potencial en nosotros que podría llegar a traerle aparejadas ciertas ganancias en el futuro. No nos compro para hacer una inversión. Nos salvo simplemente porque nos amo con el amor mas puro y perfecto que pueda existir, sin esperar nada a cambio. Nos amo con nuestras imperfecciones y torpezas, con nuestros traumas, errores, pecados y complejos.

No pretendo hacer con esto un alegato a favor de la desidia. Solo quiero llamar las cosas como son. El discurso triunfalista de nuestro tiempo puede darnos la sensación de que podemos llegar a a impresionar a Dios, pero cuando por el contrario no estamos a la altura, podemos pensar que le desilusionamos y abandonarnos con el sentimiento de que no somos dignos de ser llamados sus hijos.

No nos engañemos, ninguno es digno por si mismo. Pero fuimos hechos dignos en virtud no de nuestras cualidades sino del sacrificio de Cristo. Dios nos ama mas allá de nuestros defectos, y está deseoso de entablar una relación de fraterna familiaridad con nosotros , aun cuando nosotros seguimos empeñados en que nos tome como uno de sus jornaleros.

sábado, 26 de julio de 2008

Fiel a la Palabra


Me gusta guardar cuando leo, ciertas frases que por diferentes motivos llaman mi atención. No siempre tienen que ver directamente con el tema principal del libro en questión sino que por ahí son razonamientos secundarios que hacen al contexto sobre el que el autor desarrolla sus ideas.


Leyendo La Cruz de Cristo, de John Stott, por ejemplo, encontré esta frese que me pareció muy apropiada:
"Mi primera preocupación ha sido ser fiel a la Palabra de Dios, permitiéndole decir lo que tiene que decir, sin pedirle que diga lo que quizas yo querría decir."
Está relacionado con el post anterior. Muchas veces encaramos el estudio de las Escrituras con la intención de convalidar ideas previas o nos abocamos a la busqueda de autores que confirmen nuestra opinión. Saría muy saludable en lugar de eso adquirir la costumbre de acercarnos a la Palabra de Dios dispuestos a escuchar lo que ella quiere decirnos y no lo que nosotros queremos o esperamos oir.

martes, 22 de julio de 2008

Sobre el estudio bíblico


"Y éstos eran más nobles que los que estaban
en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así."
Hechos 17:11

"Trae también los libros..."
2 Timoteo 4:13



Después de leer el artículo publicado hace unos días por la Monja Guerrillera en cuanto al desprecio de algunos creyentes hacia el estudio sistemático de las Escrituras y la acumulación de conocimiento bíblico-teológico, me quedé pensando algunas cosas...

Sobre cualquier tema bíblico que admita mas de una lectura, nos vamos a encontrar casi siempre con posturas antagónicas.

Los que opinan de una forma defienden con uñas y dientes la posición asumida y se convierten en detractores de la opuesta, los representantes de esta por su parte hacen lo propio, defendiendosé y atacando a la primera.

Cada uno asegura tener la razón y presenta argumentos que lo favorecen y contradicen la opinión contraria. Como saber quien tiene razón si todo están convencidos de tenerla pero sus posturas se contradicen?

Creo que el común de los cristianos se guía por alguno de los siguientes criterios:

Los nacidos en familias cristianas suelen identificarse con las ideas del entorno en que se crió, los que no, adoptan las del grupo que lo introdujo en círculos religiosos, y otros tal vez eligen las que mejor condicen con su ideología.

El problemas es que todas estas opciones son arbitrarias; no dicen nada sobre la validez de los enunciados asumidos y siempre vamos a encontrar quienes en base a los mismos criterios abracen credos diametralmente opuestos.

Me parece entonces que para aproximarse a una fe basada en convicciones propias, depurada de ideas preconcebidas, y no caer en una simple ideología heredada por tradición o asumida por simpatía, el estudio serio y sincero de las Escrituras es una cuestión ineludible.

viernes, 18 de julio de 2008

La marca de la gorra

Porque si en vuestra congregación entra un hombre con anillo de oro y con ropa espléndida, y también entra un pobre con vestido andrajoso, y miráis con agrado al que trae la ropa espléndida y le decís: Siéntate tú aquí en buen lugar; y decís al pobre: Estate tú allí en pie, o siéntate aquí bajo mi estrado; ¿no hacéis distinciones entre vosotros mismos, y venís a ser jueces con malos pensamientos?
Santiago 2:2-4

En la iglesia a la que concurro, la mayoría de los chicos que vienen a la escuela dominical provienen de una villla que se encuentra enfrente, cruzando por una calle que hace a modo de puente sobre una avenida ancha que circula mas abajo. Como no en todos lados se usa la misma terminología explico que acá en Argentina se llama villa a los barrios formados por el aglutinamiento de viviendas de diversa precariedad donde habitan familias de bajos recursos económicos.

Una mañana, hace varios años. durante la consabida parte de coros de la escuela dominical, dos de estos chicos, de alrededor de ocho años, peleaban por la gorra que uno de ellos había traido. Yo me acerque para intervenir, tome la gorra, tire de ella, el nene que la tenía en sus manos hizo lo mismo y la gorra se rasgo.

Era una gorra roja, imitación de Adidas, bastante deslucida, pero el niño que la había traido comenzo a llorar diciendo que era de su hermano. Yo trate de consolarlo, sin mucho resultado, diciendo que iba a comprarle una nueva. Me di cuenta que para estos chicos una promesa es un conjunto de palabras bastante abstracto, del que no esperan demasiado. Una niña más pequeña que estaba con este nene, seguramente su hermanita, me miraba con disgusto aunque sin hablar, como acostumbrada ya de chiquita a aguantar su enojo.

Ese día terminó, llegó el lunes, y en el transcurso de la semana uno tiende a olvidarse de esas cosas. Con la cantidad de preocupaciones cotidianas que se tienen, la gorrita roja de un nene de la villa no parece tan importante y va quedando relegada bajo el cumulo de quehaceres y obligaciones que se te forman en la cabeza.

Sin embargo, un día casi al final de la semana, al salir del trabajo, pase a las apuradas por una de las tiendas de deportes que hay sobre Avenida Cabildo y compré una gorra Adidas roja parecida a la del nene.

Al domingo siguiente, al terminar la escuelita, intercepté al niño de entre la alegre marea de sus congéneres que salía de la iglesia y le pregunté: - Vos eras el de la gorrita, no? (perdón! es que soy muy distraído!) el niño era una olita mas de la alegre marea, como habiendo olvidado ya el episodio (suelen estar habituados a otro tipo de problemas más urgentes como por ejemplo subsistir) pero en cuanto lo nombré dijo que si y puso cara de necesito que me apapachen.

Lo llame aparte y el me siguió acompañado por la nena chiquita que de nuevo estaba con el (ha pasado bastante tiempo de esto, pero desde entonces, la nena que ahora es mas grandecita nunca dejo de mirarme con una sonrisa cada vez que me ve). Cuando le di la gorrita al nene su cara se ilumino, y sin sacarle siquiera las etiquetas y cartoncitos que trae, ya que era para su hermano, se la puso y salió a reunirse con sus compañeros nuevamente. En seguida se convirtió en el centro de atención y se vio rodeado por el resto de los chicos que le pedían ver la gorrita y se la pasaban de mano en mano examinando las etiquetas y comentando con admiración que era un "Adidas original".

A lo que quería llegar es que entre tanto tumulto no falto el típico comentario de parte de alguno de los hermanos de la iglesia: - Claro, no tienen para comer pero tienen gorra Adidas, por las dudas para que se note, ni las etiquetas le sacó...

Hace unos días, Jaaziel publicó una entrada en su blog, sobre la forma en que nos identificamos a menudo con el mundo, mediante el consumo de marcas famosas. Me resulto interesante porque no es un enfoque habitual. Se suele hablar de identificación con el mundo en relación a una serie de conductas contrarias a lo que se llego admitir como "normal" durante la modernidad, pero generalmente no vemos nada malo en el consumo de estas maracas representativas de los grandes emporios económicos. Y nótese que destaco con toda intención la palabra "generalmente" mediante letra cursiva, porque hay una excepción.

Cuando quien consume producto caros, ya sea ropa, teléfonos celulares o IPod, es gente de bajos recursos nos escandalizamos. Nos ofende que gente con los recursos apenas suficientes para subsistir gaste gran parte de los ingresos que pudiera obtener, en este tipo de bienes.

A primera vista pudiera parecer una postura razonable motivada por la preocupación. Pero creo que si pudiéramos adentrarnos en este tipo de pensamiento mas allá de lo aparente y manifiesto, lo encontraríamos movilizado por representaciones bastante egoístas.

En la escala de valores humana, tan distinta a la de Dios, la acumulación de bienes, la riqueza, ocupa uno de los primeros lugares. El que yo luzca por ejemplo un par de zapatillas con el logo de Adidas o Nike me identifica con eso y se convierte entonces en un símbolo de estatus. Lo que voy a decir es muy feo, pero creo que saber la existencia de un segmento de la población que no puede acceder a estos bienes nos reconforta de alguna manera, porque nos brinda la sensación, de acuerdo a los estándares de este mundo, guiados por lo económico, que somos "mejores" o estamos mas arriba que otros.

Por eso me parece que cuando un chico de la villa aparece con ropa de marca o con un celular caro, se activa esa alarma dentro nuestro que en realidad quiere decir: -Pero como! Así nadie va a notar que yo pertenezco a un segmento superior!

Creo que es algo que habla entonces, de nuestra identificación con el sistema de valores del mundo, como dejaba traslucir Jaaziel en "Marca, identidad y túnicas sin costura", y también en tipos de pensamiento como el descrito aquí, tan comunes por lo menos entre la clase media argentina, de sentimientos egoístas que un creyente debería esforzarse por evitar.

domingo, 13 de julio de 2008

Apología de la post-modernidad

"...pues en vano me honran, enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres."
Mateo 15:9

"Sin embrego, numerosos fenómenos que se producen desde las grandes crisis cataclísmicas del inicio y de mediados de siglo indican que las categorías y las distinciones fundamentales de la modernidad no se hallan más en correspondencia con la experiencia contemporánea. Las relaciones humanas, las normas que rigen la actividad, la adaptación a la realidad, no responden mas a los valores de la modernidad. (...)

La post-modernidad, término que proviene de la arquitectura, proclama el fin del arte, exige la mezcla de los estilos. Las diferentes expresiones mentales de la post-modernidad ponen todas de manifiesto la ausencia de referentes privilegiados o por lo menos dominantes: es una cultura caracterizada por la pérdida y el rechazo de cualquier código..."1

Así como los garantes típicos de la sociedad tradicional, a que hacíamos referencia en la entrada anterior, fueron dejando su lugar para dar paso a los nuevos garantes de la modernidad, estos úlitmos también comenzaron a perder su vigencia, avanzadando la segundad mitad del siglo pasado.

La diferencia de entre estos dos cambios de paradigmas, estriba en que en contraposición con la anterior, en esta nueva transición no se distingue un cuerpo nuevo de códigos que vengan a reemplazar a los que van quedando relegados.

Al contrario, pareciera que lo propio de la post-modernidad sea la ausencia
de todo código o norma estandarizadora. Así desde la modernidad se alzan frecuentamente voces de alarma que advierten contra la perdida de valores y la falta de compromiso de las nuevas generaciones.

Al decir "falta de compromiso" se refiren obviamente a la falta de compromisos con sus valores, los valores de la modernidad. Como si las nuevas generaciones tuvieran que adherir incondicionalmente a los valores de sus mayores aunque no les encuerden sentido.

Dentro de estos valores se encuentran también los religiosos. Si bien lo propio de la modernidad en el campo de las ideas fue el uso de la razón y el desarrollo de la ciencia y la técnica, al punto que llegaron a pensar (a ilusionar) los grandes pensadores del positivismo, que la religión (considerada como un opuesto al pensamiento racional) iba a desaparecer, está no solo no desapareció, sino que además sufrió una transformación que la llevó a aglutinarse de alguna manera con las ideas dominantes de la época.

Es así que se produjo un cierto aburguesamiento del cristianismo, y pronto se comenzaron a confundir los principios propios de la modernidad con los principios del cristianismo, como si fueran idénticos y correspondieran de manera equivalente unos con otros.

Hoy vivimos tiempos en que comienzan a abandonarse esos valores, donde la juventud empieza a darse cuenta que no la representa ni la satisface. Tanto desde planos seculares como religiosos, los representantes de la modernidad vigilan este sismo con recelo cuando no con encendida alarma.

Yo desde este simple lugar quiero hacer algo que todavía no vi. Quiero darle la bienvenida a la post-modernidad y hacer una defensa de esta nueva etapa. Si el abandono de los viejos valores culturales 2 señala la búsqueda de verdadero significado, y la ausencia de referentes privilegiados implica que esta búsqueda no será guiada por prejuicios e ideas preconcebidas, cuenta con mi aplauso.

A lo mejor lleguemos a la conclusión de que muchas de las premisas sostenidas eran correctas, pero entonces las apoyaremos por creer realmente en ellas y no por mera costumbre, y a lo mejor nos demos cuenta que muchas otras han quedado obsoletas y deban ser desechadas. Dios quiera que estos nuevos tiempos sean tiempos de replanteos dentro de la cristiandad, de los que podamos salir vivificados y revitalizados.



1
Kaës, René, EL GRUPO Y EL TRABAJO DEL PRECONSCIENTE EN UN MUNDO EN CRISIS, Congreso Internacional de Psicoterapia de grupo, Buenos Aires (1995).

2Dicen que una imagen vale más que mil palabras, este afiche tomado de METANOIA (espero no sea molestia!) tal vez sirva para ilustrar parte de lo que estoy tratando de expresar.

viernes, 11 de julio de 2008

De la sociedad tradicional a la modernidad

"... el nombre de Dios es blasfemado entre los gentiles por causa de vosotros."
Romanos 2:24

Sabía tanto como para desaprobar, pero no así. Fue muy raro. Era una especie de oral en grupo, pero no de esos donde el profesor va preguntando a cada uno, sino que mas o menos dejaba que cada uno hablara cuando quisiera. El tema es que por inseguro o por respetuoso (o por una extraña mezcla de la parte mas tonta de ambos atributos) hable demasiado poco y en un momento dado, creo que no habiendo recorrido ni una quinta parte de la bibliografía, el profesor dio por terminado el parcial, de golpe y porrazo como quien hace menos diez en la segunda ronda de una mano de chin chon.

No podía creer lo que me di cuenta que estaba por suceder. Intente argumentar que yo también sabía mucho de lo que se había dicho, pero que no había querido interrumpir (soy muy tonto?) pero el docente ya había tomado su decisión. No insistí mucho porque soy mas vale de los que se acostumbran pronto a la desilusión (con lo que técnicamente dejaría de ser desilusión) y además tampoco era que supiera taaaaaaaanto como para jactarme de ello.

Como sea, el miércoles doy el recuperatorio así que acá estoy de vuelta leyendo cosas como estas: "El primer conjunto concierne a los defectos o fallas en la estructuración de los apuntalamientos de la vida pulsional", "el sujeto desarrolla formaciones clivadas y no subjetivadas que no favorecen los proceso de psiquización..." con lo que me gusta a mi el psicoanálisis y con la cantidad de cosas interesantes que podría estar uno leyendo!

En fin, no tengo mas remedio, así que sigo leyendo y aprovecho al menos para extraer alguna cita que pueda llegar a resultar útil, como esta:


"La modernidad es una paradoja; designa en general una cultura crítica de los garantes metasociales y metafísicos que fundan la sociedad tradicional; es también una fascinación de nuestra cultura frente a las novedades, las modas, las hazañas sucesivas de la ciencia y la técnica. Genera de este modo nuevos garantes a través de nuevas expresiones míticas. En el plano filosófico como en el de las concepciones de la sociedad occidental, el pensamiento de las Luces brindo las categorías espirituales de referencia de la modernidad, asociando la Moral, la Conciencia y la Razón a la idea de Progreso."1

Me resulta interesante y creo que atañe a la temática de este blog, porque dentro de ese grupo de garantes metasociales y metafísicos que menciona el autor, ocupa un lugar importante el pensamiento religioso, y opino que esas críticas efectuadas a los mismos desde la modernidad, distan mucho de estar infundadas.

A partir de la institucionalización del cristianismo este se transforma en un rígido sistema de leyes al servicio de las ambiciones de una minoría encumbrada, opuesto al mensaje de descanso y libertad espiritual anunciado por Cristo. El problema de la modernidad es que a partir de las grandes revoluciones del pensamiento que le dieron forma en el plano de las ideas, no se logra establecer esta distinción entre el cristianismo verdadero y el "cristianismo" humano, sino que directamente se rechaza de lleno todo aquello que tenga que ver con el pensamiento religiosos.

De aquí esta falsa noción de que ciencia y razón, generalmente enunciados como rasgos característicos del pensamiento moderno, son opuestos a la fe y a la religión.

Dios nos guié a encontrar el equilibrio y nos guarde de reflejar un cristianismo que en vez de atraer, actúe como repelente.



1Kaës, René, EL GRUPO Y EL TRABAJO DEL PRECONSCIENTE EN UN MUNDO EN CRISIS, Congreso Internacional de Psicoterapia de grupo, Buenos Aires (1995).

jueves, 10 de julio de 2008

El Hilo primordial

Madera verde
El hilo primordial
Mamerto Menapace

Agosto estaba terminando tibio. Había llovido en la última semana y, con el llanto de las nubes, el cielo se había despejado. Cuando se acerca setiembre, suele suceder que el viento de tierra adentro sopla suavemente y a la vez que va entibiando su aliento, logra devolver al cielo todo su azul y su luminosidad.

Y aquella tarde, pasaje entre agosto y setiembre, el cielo azul se vio poblado por las finas telitas voladoras que los niños llaman Babas del Diablo. ¿De dónde venían? ¿Para adónde iban? Pienso que venían del territorio de los cuentos, y avanzaban hacia la tierra de los hombres.

En una de esas telitas, finas y misteriosas como todo nacimiento, venía navegando una arañita. Pequeña : puro futuro e instinto.
Volando tan alto, la arañita veía allá muy abajo los campos verdes recién sembrados y dispuestos en praderas. Todo parecía casi ilusión o ensueño para imaginar. Nada era preciso. Todo permitía adivinar más que conocer.

Pero poco a poco la nave del animalito fue descendiendo hacia la tierra de los hombres. Se fueron haciendo más claras las cosas y más chico el horizonte. Las casas eran ya casi casas, y los árboles frutales podían distinguirse por lo floridos, de los otros que eran frondosos.

Cuando la tela flotante llega en su descenso a rozar la altura de los árboles grandes, nuestro animalito se sobresaltó. Porque la enorme mole de los eucaliptos comenzó a pesar misteriosa y amenazadoramente a su lado como grises témpanos de un mar desconocido.

Y de repente: ¡Trás! Un sacudón conmovió el vuelo y lo detuvo. ¿Qué había pasado? Simplemente que la nave había encallado en la rama de un árbol y el oleaje del viento la hacía flamear fija en el mismo sitio.

Pasado el primer susto, la arañita, no sé si por instinto o por una orden misteriosa y ancestral, comenzó a correr por la tela hasta pararse finalmente en el tronco en el que había encallado su nave. Y desde allí se largó en vertical buscando la tierra. Su aterrizaje no fue una caída, fue un descenso. Por- que un hilo fino, pero muy resistente, la acompañó en el trayecto y la mantuvo unida a su punto de partida. Y por ese hilo volvió luego a subir hasta su punto de desembarco.

Ya era de noche. Y como era pequeña y la tierra le daba miedo, se quedó a dormir en la altura. Recién por la mañana volvió a repetir su descenso, que esta vez fue para ponerse a construir una pequeña tela que le sirviera en su deseo de atrapar bichitos. Porque la arañita sintió hambre. Hambre y sed.

Su primera emoción fue grande al sentir que un insecto más pequeño que ella había quedado prendido en su tela-trampa. Lo envolvió y lo succionó. Luego, como ya era tarde, volvió a trepar por el hilito primordial, a fin de pasar la noche reencontrándo-se consigo misma allá en su punto de desembarco.

Y esto se repitió cada mañana y cada noche. Aunque cada día la tela era más grande, más sólida y más capaz de atrapar bichos mayores. Y siempre que añadía un nuevo círculo a su tela, se veía obligada a utilizar aquel fino hilo primordial a fin de mantenerla tensa, agarrando de él los hilos cuyas otras puntas eran fijados en ramas, troncos o yuyos que tironeaban para abajo. El hilo ese era el único que tíroneaba para arriba. Y por ello lograba mantener tensa toda la estructura de la tela.

Por supuesto, la arañita no filosofaba demasiado sobre estructuras, tironeos o tensiones. Simplemente obraba con inteligencia y obedecía a la lógica de la vida de su estirpe tejedora. Y cada noche trepaba por el hilo inicial a fin de reencontrarse con su punto de partida.
Pero un día atrapó un bicho de marca mayor. Fue un banquetazo. Luego de suc-cionarlo (que es algo así como : vaciar para apropiarse) se sintió contenta y agotada. Esa noche se dijo que no subiría por el hilo. 0 no se lo dijo. Simplemente no subió. Y a la mañana siguiente vio con sorpresa que por no haber subido, tampoco se veía obligada a descender. Y esto le hizo decidir no tomarse el trabajo del crepúsculo y del amanecer, a fin de dedicar sus fuerzas a la caza y succión de presas que cada día preveía mayores.

Y así, poco a poco fue olvidándose de su origen, y dejando de recorrer aquel hilito fino y primordial que la unía a su infancia viajera y soñadora. Sólo se preocupaba por los hilos útiles que había que reparar o tejer cada día, e ido a que la caza mayor tenía exigencias agotadoras.
Así amaneció el día fatal. Era una mañana de verano pleno. Se despertó con el sol naciente. La luz rasante irizaba de perlas el rocío cristalizado en gotas en su tela. Y en el centro de su tela radiante, la araña adulta se sintió el centro del mundo. Y comenzó a filosofar.

Satisfecha de sí misma, quiso darse a sí misma la razón de todo lo que existía a su alrededor. Ella no sabía que de tanto mirar lo cercano, se había vuelto miope. De tanto preocuparse sólo por lo inmediato y urgente, terminó por olvidar que más allá de ella y del radio de su tela, aún quedaba mucho mundo con existencia y realidad.

Podría al menos haberlo intuido del hecho de que todas sus presas venían del más allá. Pero también había perdido la capacidad de intuición. Diría que a ella no le interesaba el mundo del más allá; solo le interesaba lo que del más allá llegaba hasta ella. En el fondo sólo se interesaba por ella y nada más, salvo quizá por su tela cazadora.

Y mirando su tela, comenzó a encontrar-le la finalidad a cada hilo. Sabía de dónde partían y hacia dónde se dirigían. Dónde se enganchaban y para qué servían. Hasta que se topó con ese bendito hilo primordial. Intrigada trató de recordar cuándo lo había tejido. Y ya no logró recordar-lo. Porque a esa altura de la vida los recuerdos, para poder durarle, tenían que estar ligados a alguna presa conquistada. Su memoria era eminentemente utilitarista. Y ese hilo no había apresado nada en todos aquellos meses. Se preguntó entonces a dónde conduciría. Y tampoco logró darse una respuesta apropiada. Esto le dio rabia. ¡Caramba! Ella era una araña práctica, científica y técnica. Que no le vinieran ya con poemas infantiles de vuelos en atardeceres tibios de primavera. O ese hilo servía para algo, o había que eliminarlo. ¡Faltaba más, que hubiera que ocuparse de cosas inútiles a una altura de la vida en que eran tan exigentes las tareas de crecimiento y subsistencia!

Y le dio tanta rabia el no verle sentido al hilo primordial, que tomándolo entre las pinzas de sus mandíbulas, lo seccionó de un solo golpe.
¡Nunca lo hubiera hecho! Al perder su punto de tensión hacia arriba, la tela se cerró como una trampa fatal sobre la araña. Cada cosa recuperó su fuerza disgregadora, y el golpe que azotó a la araña contra el duro suelo, fue terrible. Tan tremendo que la pobre perdió el conocimiento y quedó desmayada sobre la tierra, que esta vez la recibiera mortíferamente.

Cuando empezó a recuperar su conciencia, el sol ya se acercaba a su cenit. La tela pringosa, al resecarse sobre su cuerpo magullado, lo iba estrangulando sin compasión y las osamentas de sus presas le trituraban el pecho, en un abrazo angustioso y asesino.

Pronto entró en las tinieblas, sin comprender siquiera que se había suicidado al cortar aquel hilo primordial por el que había tenido su primer contacto con la tierra madre, que ahora sería su tumba.

domingo, 6 de julio de 2008

Según un estudio

Hace unos días apareció un post en Anyulled's haciendo referencia a un artículo publicado en telegraf.co.uk , en el que simplemente se lee: "De acuerdo a un estudio, Las personas inteligentes tienen menor probabilidades de creer en Dios".

Esta sencilla entrada sirvió como disparador a un pequeño debate al respecto y genero varios comentarios, muchos tal ves provenientes de creyentes heridos en su susceptibilidad.

Yo también había pensado primeramente postear un comentario, pero como llegue tarde a la charla, y esta había adquirido un matiz bastante serio, me pareció que lo que tenía en mente tal vez quedaba un poco descolgado respecto al hilo que el asunto había seguido, así que decidí abrir una entrada aquí en mi blog.

Lo que yo quería destacar, era el hecho de que cada vez que sale publicado un artículo en algún medio que comienza con la frase "según un estudio..." lo que sigue, generalmente es una noticia amarillista de tinte mas bien cómico y dudosa rigurosidad científica.

De hecho, puede comprobarse empíricamente en ese mismo momento. Acabo de buscar: "Según un estudio" en Google y me tiro nada menos que 3.710.000 resultados de lo mas variopintos, lo que me induce a pensar, como una primera conclusión, que realizar este tipo de estudios no es algo que demande un gran esfuerzo.

Lo cómico es que el primer resultado que aparece es de un blog en el que puede leerse: "Cada vez que veo una noticia que dice “según un estudio…” se me encienden las alarmas escépticas. Si además no veo ninguna referencia y enlace al estudio me pongo tan nervioso que me escuece todo el cuerpo –literalmente...." Concuerdo completamente con el autor.

Paso a exponer a continuación las propuestas hechas por algunos de estos mentados estudios:

Según un estudio publicado por el banco suizo UBS Republica Checa iba a ganar la Eurocopa 2008, venciendo a Alemania en la final, mientra España caería en cuartos de final.

(Si vas a jugar al prode no los llames).

Según un estudio los videojuegos violentos estimulan la actividad de regiones del cerebro ligadas a las emociones y reducen las respuestas de la zonas encargadsa del razonamiento y autocontrol.

Según otro estudio, realizado por miembros de la Escuela Médica de Harvard, "no existe ninguna causa que relacione los videojuegos con actitudes agresivas".

(Lo bueno es que entre ambos aportan claridad al tema).

Según un estudio de la Universidad de Viena las mujeres duermen mejor solas que acompañadas y que, por el contrario, los hombres descansan mas profundamente junto a una compañera.

(Excelente, ya voy al doctor a que me haga una receta para el insomnio).

Según un estudio la pereza al levantarse es genética.

(Mira vos, la culpa era del viejo... igual se me hace que el primero debe haber sido Adán ).

Según un estudio la publicidad en videojuegos no empora la jugabilidad de los gamers.

No, pará, esto amerita varias observaciones:

1 - Huy que importante! este conocimiento en manos enemigas podría ser muy peligroso!

2 - "La palabra jugabilidad no está en el diccionario". Pagina Web de la Real Academia Española.

3 - Gamers, guau! que palabra mas fashion!

4 - Eh... todavía no entendí... generan violencia o no generan?

Según un estudio, los efectos místicos de los hongos alucinógenos pueden durar más de un año.

(Estos que hongo se fumaron?)

Según un estudio, la meditación puede hacer que usted sea bueno.

(Muy específico).

Según un estudio los viedojuegos generan adicción.

(Si, a hacer estudios)

Según un estudio la caspa contamina.

(Salvemos a los piojos).

Según un estudio el calentamiento fuerza a las plantas a migrar.

(Si, yo el otro día vi una bandada de potus que volaba hacia el sur).

Según un estudio Dinamarca es el país más feliz del mundo.

(Claro, lo midieron con el felizometro).

Según un estudio pocos cristianos diezman.

(Yo sentí que me observaban).

Según un estudio el amor es ciego de verdad.

(Con razón anda a los tumbos pobrecito).

En fin, evidentemente no me leí los 3.710.000 estudios, pero creo que luego de examinar esta breve muestra estadística estamos en condiciones de afirmar, que según este estudio, estos estudios no son confiables.

jueves, 3 de julio de 2008

Mundanalidad religiosa

Sigo leyendo El sermóm del monte, de Stott, y estos días me tope con una frase que llamó particularmente mi atención. Dice el escritor hablando acerca de las aspiraciones o ambiciones que un cristiano debiera tener; "La mundanalidad que los cristianos deben evitar puede tomar tanto forma religiosa como secular."1

Generalmente cuando se habla de "mundanos", en nuestras iglesias, se hace en referencia a personas que tienen una forma de vestir o arreglarse diferente a la tradicionalmente aceptada como "evangélica" o que gustan de frecuentar lugares o escuchar música usualmente catalogada como poco cristiana. Esto quizás podríamos llegar a relacionarlo según el criterio que hemos heredado, con lo que Stott llama "mundanalidad secular", pero, es correcto hablar, como lo hace el, de "mundanalidad religiosa"? No es una construcción contradictoria? Religioso por definición no implica no ser mundano?

Cuando la biblia habla del mundo en sentido negativo, se refiere a este como a una de las esferas de la creación, que, habiendo rechazado a Dios, suplanto los principios de este por los suyos propios (por ej. Juan 1:10, 3:19, Ef 2:2) . Cuando hablamos de creyentes mundanos nos referimos entonces a aquellos que viven mas de acuerdo a estos principios que de acuerdo a los de Dios.

Ahora bién, no debemos caer en el reduccionismo de pensar , como suele suceer, que vivir de acuerdo a los pirncipios de Dios significa simplemente evitar ciertos tipos de pecados que los hombres hemos catalogado como peores o mas graves que otros. Este tipo de pensamiento sería erróneo por lo menos por dos claros motivos. Porque:

a) Vivir de acuerdo a los principios de Dios también implica un carácter espiritual caracterizado por el amor a Dios y al prójimo (Mat 22:37-40, Ro 13:8).

b) El pecado no es simplemente un acto exterior sino un estado interior que puede exteriorizarse o no, por lo que el hecho de guardarme en la practica de ciertos pecados no implica que no sea culpable de ellos interiormente. (Mat 5:28, 1 Juan 3:15, Mat 15:19)

De acuerdo a esto no tengo ninguna dificultad para concebir una mundanalidad que como dice Stott "tome forma religiosa". Después de todo la "religión pura y sin macula delante de Dios" suele diferir mucho de lo que el común de la gente entiende por religión.

Se suele llamar religiosa a aquella persona que asiste regularmente a una iglesia, tiene una conducta que coincide con una serie de normas que los hombres hemos prefijado son las que debe cumplir uno para ser tildado de "espiritual", y no cae en pecados facilmente detectables.

La cuestión reside en que ninguna de las características enunciadas en el párrafo precedente excluye la posibilidad de que una persona viva de acuerdo a los principios del mundo mas que de acuerdo a los de Dios, definición de mundano a la que arribamos, de acuerdo a todo lo que esto significa.

Al contrario, puedo concurrir a la iglesia y guardar una serie de normas externas que hagan nacer en mi ciertos sentimiento de superioridad con respecto a quienes no cumplen con estos requisitos. Puedo buscar la aprobación y el aplauso de los hombres a través el trabajo en diversos ministerios y por supuesto puedo hacer todo esto sin el menor asomo de amor hacia Dios y el prójimo.


Hace ya tiempo resuena por los pasillos de nuestras congregaciones, el eco de una terrible alarma: El mundo se esta metiendo en la iglesia! Particularmente pienso que esto cierto, pero se me ocurre sugerir que a lo mejor esto no lo hace en su llamativa versión secular, sino que adopta una forma mas sutil y peligrosa, que bien podríamos denominar, siguiendo a Stott, mundanalidad religiosa.




1 STOTT, JOHN; El SERMON DEL MONTE, Contracultura cristiana, CERTEZA UNIDA, Barcelona, Buenos Aires, La Paz (1998).