martes, 9 de septiembre de 2008

Religión de amor

Dice Freud en Psicología de las masas y análisis del yo:

"... aquellos que no forman parte de la comunidad de los creyentes, no aman a Cristo ni son amados por él. Por este motivo, toda religión, aunque se denomine religión de amor, ha de ser dura y sin amor para con todos aquellos que no pertenezcan a ella. En el fondo, toda religión es una tal religión de amor para sus fieles y en cambio, cruel e intolerante para aquellos que no la reconocen."

En principio no queda claro de donde extrae que Cristo no ama a aquellos que no pertenecen a la comunidad de creyentes. No puede decirse del Jesús de carne y hueso descrito en los evangelios, que intercedía ante el Padre por aquellos que lo crucificaban, tampoco del Cristo doctrinal, por decirlo así, desarrollado en las epístolas a partir del primero, de quien se nos dice que al morir en la cruz, ocupó voluntariamente el lugar del pecador.

Las restantes afirmaciones son mas entendibles. No creo que la lectura hecha por el pensador austriaco, del fenómeno religioso, represente un punto de vista particular y exclusivo. Con demasiada frecuencia hacemos de la religión un sistema social como cualquier otro, que se muestra benévolo con los que adhieren a sus normas, pero receloso y hostil con los que no las aceptan o se desvían de ellas.

En el imaginario social de nuestra época se asocia al cristianismo mas con un agente acusador e intransigente que con uno amoroso y compasivo. Desplazamos tristemente la posición del Hijo de Dios, del lugar del "ni yo te condeno" al del fariseo con piedras en la mano. Entiendo que a este Cristo se refiere el fundador del psicoanálisis, al Cristo que refleja la iglesia. Después de todo somos el cuerpo visible de él en la tierra.

Es un llamado de atención importante. Si podemos tergiversar la imagen de aquel que sufrió la cruz por nuestras transgresiones, en la de alguién cruel e intolerante, estamos errando por mucho. Antes de poder predicar una religión de amor creible, necesitamos convertir nuestras vidas en pruebas empíricas de su existencia.

22 comentarios:

Anyul Rivas dijo...

buenísimo Guille!! una imagen perfecta de la iglesia legalista y exclusivista de hoy en día...

Es muy bien conocido, y también bastante verídico que las personas no vienen a Cristo por causa de los cristianos, y creo que la actitud que describe Freud aquí es una buena causa para que nos desprecien...

muchos Saludos.

hapuc dijo...

totalmente de acuerdo contigo... pero en cierta medida la religión caé en lo que afirma freund...

bendiciones

Guille dijo...

Hola Anyul!
Si, de hecho Freud no esta buscando en este texto evidencias contra el teismo como quizas hacen otros pensadores modernos, se limita simplemente a describir lo que ve porque viene al caso de los temas que está tratando.
Bastante feo que eso sea lo que salte a la vista al mirar la iglesia.
Saludos! Gracias por la lectura.

Guille dijo...

Hola Ivonne!
Si, creo que cae mucho en eso. Generalmente nosotros le damos motivo para hablar a los escepticos. Si nuestras actitudes concordaran con el mensaaje bíblico sería distinto.
Bendiciones!

superquo dijo...

Muy certero, Guille.
Es muy triste que la imagen predominante de la iglesia sea la que veía Freud, pero eso parece.
Freud se confunde al extrapolar la actitud de la iglesia y suponer que es la de Cristo, pero ¿quién puede culparle? Debería ser así.
Por otro lado, también hay muchos que comprenden el evangelio y no dudan del amor de Cristo, pero reniegan de la iglesia porque ven la contradicción en sus seguidores, predicando amor y practicando intolerancia, alabando la mansedumbre y abusando de su poder.
Yo mismo creería que el daño ya está hecho si no fuera porque creo en un Dios poderoso que aún puede usar a la iglesia para su propósito. Ya sé que me repito pero necesito esta esperanza :)
Un saludo

Keila dijo...

Sé que lo que la mayoría de la gente ve es el lado negativo, como Freud lo hizo, pero muchas veces olvidamos que la iglesia ha sido luz en ocasiones y ha mostrado el amor incondicional.
Y no solo me refiero a la iglesia primtiva, sino a casos concretos modernos de persecución e intolerancia.
Estoy de acuerdo contigo: vivamos lo que predicamos.

El Peregrino dijo...

Desde tu observatorio hay buena visibilidad de este mundo en que vivimos, Guille...

Evidentemente, no podemos pedir a Freud que haga de teólogo; si él no percibió el amor de Dios fue justo por lo que dijo. En este punto, su opinión es muy válida, pues es lo que muchos ven en la iglesia, y donde fallamos... Pero aquí seguimos, después de miles de años, solo que muy necesitados de continuas renovaciones. Empezaré en mí mismo a cambiar el resto del mundo...

Guille dijo...

Hola David Superquo,
Por supuesto, lo que pasa que Freud parte desde su concepción atea, pero me parece importante para reflexionar sobre la imagen de Cristo que damos frente a la sociedad.
Me quedo con tus últimas palabras, todos necesitamos esa esperanza.
Saludos!

Guille dijo...

Hola keila,
Si, es que creo que tenemos una tendencia muy grande a asumir una actitud de condena que no refleja la verdadera esencia del cristianismo.
Es una autocrítica por supuesto.
Saludos!

Guille dijo...

Hola David Peregrino,
Me quedo con tu última frase. Creo que si queremos servir a Cristo, lo mejor que podemos hacer para empezar es examinar la vida propia, con eso ya tendríamos para un rato...
Saludos!

Monja dijo...

Pido permiso para charlar un rato con todos.

Guille dijo...

Hola Monja, adelante nomás...

Gusmar Sosa dijo...

Leí el articulo en TSN y resalté una de tus palabras, al pasar por acá quise leerlo de nuevo pues es realmente interesante,
"Antes de poder predicar una religión de amor creible, necesitamos convertir nuestras vidas en pruebas empíricas de su existencia"
Esta parte ahora llama mi atención... Saludos

daniel lucas dijo...

Si, soy testigo de las veces en que la iglesia a perdido su razon, soy testigo de como se han alejado de los bagabundos, pobres, prostitutas, ladrones. Somos llamados a perte. Algunos creen que han sido llamados a poner aparte a algunos, a los que no creen lo que ellos creen, a los que no son "santos". Ahi de nosotros en el dia de las recompensas, cuantas ganaremos por habernos mantenido en santidad, pero cuantas perderemos por haber rechazado a la humanidad.

Yael dijo...

En el libro "El Anticristo", Nietzsche, expone varios argumentos que dan cuenta, de los malos comunicadores que somos del evangelio.
Saludos!!

Guille dijo...

Hola Gusmar,
Si, creo que nuestros vidas deberían ser verdaderas evidencias de la verdad de el mensaje bíblicio. De hecho, es común que ante la petición de pruebas por parte de los escepticos, de la existencia de Dios, el cristiano responda "porque lo siento" o "lo experimento" en mi vida, y la mayoría de las veces creo que no es cierto.
Saludos!

Guille dijo...

Hola Daniel,
si, creo que es una tendencia muy común. Necesitos que Dios nos ayude a reflejar su amor incondicional, no solo a los "más salvables", a los "que sólo les falta ser cristianos" como decimos a veces, sino a los que están mas hundidos en el pecado.
Saludos!

Guille dijo...

Hola Yael!
Como vas a leer esas cosas hereja!! jaja, chiste.
Si, creo que las descripciones que hacen del cristianismo todos estos pensadores antiteistas de la modernidad pueden sernos útiles puntos de autocrítica. De hecho, como comentaba en TSN y expresé acá en más de una oportunidad, creo que el espíritu antirreligioso propio de la modernidad viene como consecuencia del opresivo sistema religioso de las épocas anteriores, al que tenemos cierta tendencia a volver.
Saludos!

Yael dijo...

"creo que el espíritu antirreligioso propio de la modernidad viene como consecuencia del opresivo sistema religioso de las épocas anteriores, al que tenemos cierta tendencia a volver."
¿volver? no registro ninguna ocasión donde se hyan modificado esos hechos.

Guille dijo...

Bueno, mi zarateña amiga, me refiero a la época anterior a la reforma, en que la religión estaba totalmente institucionalizada e incluso servía de excusa a la nobleza para explotar al pueblo, démosle algún crédito a Lutero ;)

Jóse dijo...

"Jesús es tan bueno...pero tiene tan malos embajadores"...decía un escritor.

Shalom.

Guille dijo...

jaja, sutilmente mordaz, saludos Jóse!