martes, 5 de agosto de 2008

El Dios invisible

Por tanto, al Rey de los siglos, inmortal, invisible,
al único y sabio Dios, sea honor y gloria
por los siglos de los siglos. Amén.
1 Timoteo 1:17

La invisibilidad debe ser una de los atributos de Dios que de menos popularidad goza. Se habla del amor de Dios, el poder de Dios, la santidad de Dios, pero casi nuca se habla de la invisibilidad de Dios. Se diría que esto de la invisibilidad más vale nos molesta. Muchas veces quisiéramos ver a Dios. Especialmente en los momentos difíciles, o en esos momentos de duda donde nos planteamos si todo esto es cierto o estaremos viviendo equivocados. Entonces uno quisiera verle, aunque tenga que caer temblando a sus pies, aunque deba apartar la vista y llorar avergonzado ante su santa presencia, uno quisiera tener algún tipo de señal, obsequiar aunque sea por un momento a sus sentidos, con la certeza de lo que cree en su mente y su corazón.


Al incrédulo por otro lado tal vez sea justamente la invisibilidad de Dios una de las cosas que más le impida creer en El. O sea, está bien, negar la existencia de Dios porque no podemos verlo, como plantea el empirismo, no tiene sentido, aceptar que un ser superior tuvo que haber hecho el mundo puede que nos parezca razonable, pero, aún así, aunque no sea ilógico, no es sumamente llamativo que al Dios creador de todas las cosas no podamos verlo?

Los cinco sentidos son la forma que tenemos de comunicarnos y relacionarnos con el mundo que nos rodea. Todo lo que conocimos desde que nacimos, lo conocimos a través de nuestros sentidos, de modo que, el que pueda haber alguna otra cosa que existe, pero que no podemos ver o experimentar de forma física, nos suena fantasioso. Ahora bien es justificada esta sensación?

La idea que subyace detrás de esta impresión de irrealidad es que las cosas espirituales son diferentes o tiene una manera distintas de presentarse que todas las demás cosas a que estamos habituados y sabemos que son verdaderas. Es decir, si todas las cosas que conozco, y se fehacientemente que son reales, la forma que tengo de percibirlas es a través de los sentidos y la experiencia directa, porque con Dios es diferente? Porque justamente las cosas espirituales no puedo conocerlas de la misma forma que a todas las demás cosas, sino que son distintas a ellas?

Suena a un argumento inventado por los teistas para justificar sus teorías "no es que Dios no exista, sino que lo captamos de manera diferente que a todo lo demás." Ahora bien, el error al suponer esto consiste en que este no es el argumento que presenta la biblia, todo lo contrario. La premisa que se puede extraer de las Escrituras no es "Dios es diferente a las demás cosas" porque esto equivaldría a tomar como parámetro a "las demás cosas", a ponerlas primero para después comparar a Dios con ellas. Esto no tiene ninguna concordancia con la enseñanza bíblica, al contrario, es descabellado. Lo que creemos los cristianos es que Dios es lo primero, que hizo todas las cosas y todas las cosas de el dependen. El esta por encima de todo lo demás. Por eso, lo que afirmamos no es que Dios sea diferente a las cosas materiales o físicas, sino que las cosas materiales o físicas son diferentes a Dios. Dios es lo primero, Dios es el parámetro.

El autor de la epístola a los hebreos deja claramente establecido este principio: "Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía" (Hebreos 11:3) Las cosas espirituales, las cosas que no se ven, fueron primero, las cosas que se ven, las cosas fisicas fueron hechas luego y solo a partir aquellas otras. Cuando Dios creo la materia hizo algo nuevo, los ángeles posiblemente dijeron: -Uh, que loco, es duro!

Pablo, escribiendo a los corintios también destaca la primacía de las cosas invisible sobre las visibles: "...no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas" (2º Corintios 4:18). De modo que sostenemos no que Dios resulto ser de una forma diferente a todo lo demás, sino que las cosas espirituales, las que no se ven, están que son eternas, siempre fueron de la misma forma, y en algún momento de esta eternidad fue creado un mundo que era diferente, que era físico en contraste con lo espiritual.

No se trata de que Dios anda jugando a las escondidas, el siempre fue igual, fue espiritual y el hombre esta constituido de tal manera que la forma de relacionarse con este mundo físico es a través de los sentidos, pero las cosas espirituales siguen estando y estas no cambian, no se puede acceder a ellas por medios de los sentidos, sino por medio de la fe, y el que esto suene extraño a nuestra mentalidad terrena, no afecta en nada a su realidad.

23 comentarios:

Jaaziel dijo...

Guille, efectivamente, la "invisilidad" de Dios, no es un tema del "hit-parede" de las predicaciones...
pero wow!, que buena reflexión, mi hermano. Me gusto muchisimo
Un abrazo

Guille dijo...

jaja, nop, no lo es, supongo que porque más vale nos incomoda. En fin, son cuestiones que yo mismo me plantié alguna vez.

Gracias por el apoyo Jaaziel!!! :)

Keila dijo...

Hola Guille,
Me ha gustado mucho tu blog. Gracias por visitarme, y sigue escribiendo sobre estos temas tan importantes.
Por cierto, me gustó tu reflexión sobre los súper héroes, también ando en la misma frecuencia.

Guille dijo...

Hola Keila!

Gracias por la visita y el comentario. Me alegro que estemos en frecuencias parecidas :)

Nos leemos!

Brisa Nocturna. dijo...

Hola amigo.

Pienso como Jaaziel,no es un tema popular,pero la manera en que lo has tratado esta genial.Gracias por llamarnos la atencion a refexionar sobre eso.Me gusto mucho lo que dices que Dios es el parametro.A veces damos por sentadad cosas como estas,cuando deberiamos pornernos a estudiarlas para tener mejor nocion de ellas.Muy buen escrito.

Muchos saludos desde aca.

Guille dijo...

Hola Brisa!
Gracias! Me alegro que te halla gustado :)

Guille dijo...

Confirmado. Enloqueció Blogger.

MonjaGuerrillera dijo...

Qué pasó con blogger que enloqueció?
:)

Qué buen tema.
Además hay que tener valentía para ponerse a pensar al respecto, porque abre demasiadas puertas una vez que uno se encuentra reflexionado sobre Dios mismo y lo que sepamos de Él.

Karl Rahner es quien se ocupa con mucha amplitud sobre lo que presentás en el artículo. Pero hay que tener un poquito de aguante para seguirle el encadenamiento de argumentaciones. Podemos seguir charlando.

Efectivamente Dios no juega a las escondidas. Ni tampoco a las revelaciones. Sin cambiar de tema, sino sólo con la intención de ampliarlo, y en la misma dirección, releo tu artículo y pienso en Juan 1:18.
Pienso en Juan 8:16-19.
Pienso en Juan 14:9.
Pienso en Lucas 24:39.

Gracias
Besos

MonjaGuerrillera dijo...

Ah ya entendí (luego borra esto)
Creo que se muestra el penúltimo comentario conforme lo "empuje" el siguiente...

MonjaGuerrillera dijo...

Besos

Byron Israel Quiroa Pinto dijo...

Tu posición es firme y convincente, espero que sigas en la misma linea.

Atentamente


BQ

Guille dijo...

Gracias Byron! Lo intentaré ;)

Guille dijo...

Ufa! Creo que me sube como con dos o tres comentarios de atraso :ó(

Guille dijo...

Hola Gaby,

Si, me está haciendo cualquier cosa Blogger :(

Abre demasiadas puertas, es verdad, lo que pasa que yo nací en una familia cristiana pero en un momento de mi vida comencé a plantearme si todo esto era verdad y entonces comencé a hacerme este tipo de preguntas.

Muy buenos los textos que planteas para ampliar el tema. Es cierto, Dios en invisible así como trascendente e ilimitable, como decís en el artículo que me linkeaste de TSN, pero se dio a conocer a través de las escrituras y de Cristo.

Escribí también un artículo muuuuy simple acerca de eso, para mostrar nomás lo falaz del pensamiento agnóstico.

Creo que en ese punto el pensamiento agnóstico y el pensamiento cristiano que describís en Teología no es contraria a fe son similares, se excusan en la trascendencia de Dios para desechar fácilmente las preguntas que le incomodan.

Besos.

Jóse dijo...

Debo confesar que me ha dado risa la frase introductoria, aquello que la invisibilidad no goza de mucha popularidad, je je. Pero es totalmente cierto. Y es más paradójico aún porque precisamente esa característica de Dios es la más "visible". Su invisibilidad "salta a la vista".

Y aunque en ocasiones me he desesperado, como todos los creyentes, por recibir alguna muestra -aunque sea pequeñita- de su imagen, también es cierto que al Creador parece que le justa jugar al misterio: y ese juego me termina cautivando.

Bendito sea nuestro Dios Invisible.

Shalom.

:)

Guille dijo...

jajaja, salta a la vista, es verdad :)

Creo que le gusta jugar a "usemos la fe"...

Saludos!

Gusmar Sosa dijo...

Excelente estudio brother!!!!
Que gran verdad cuando dices que "no es que Dios esté jugando a las escondidas". Es una gran verdad.

Guille dijo...

Hola Gusmar!
Que gusto tu visita. No estamos leyendo :)

El Peregrino dijo...

Hola Guille, veo te te estás sumergiendo bien profundo, ja, ja.

Me gusta tu aporte, porque hace pensar sobre cosas que son fáciles de obviar por darlas por entendidas, pero está bien esto de pensar. Creo que el texto que citas de 2ªCor.4:18 es fundamental para comprender lo que explicas: Lo que se ve es pasajero, lo invisible es eterno, y Dios es el parámetro... ¡Nunca se me habría ocurrido llamarle así, ja, ja, pero es cierto!

A veces, confieso que cuesta creer que en la grandeza insondable de un universo que no es capaz de contener a Dios, Él quisiera hacer una especie de burbuja donde todo fuera diferente; y entonces, llegamos los de la burbuja con nuestra mirada corta como la de un topo, y llegamos a preguntarnos dónde está Dios, que no le vemos, y esa es justo su grandeza, que Él sea como es y no le veamos, y en cambio, nosotros que sí que somos pequeños entre tanta inmensidad no pasamos desapercibidos de su mirada...

Me encantaría que al decidir "ser cristiano" nos dieran unas gafas "de la cuarta dimensión", para que pudiéramos ver las cosas invisibles que mueven al mundo, porque pudiera ser que nos ayudaran para "ver" a Dios... ¿Cosas invisibles que mueven el mundo?: Sí, las palabras, el amor (o su ausencia), las "metas", la justicia, el perdón (o el odio)... Mirando nuestro corazón podemos "Ver" las huellas del "Invisible", porque todo lo que nos mueve, nos motiva, nos hace soñar, si profundizamos con atención, termina siendo también algo que nuestra vista no percibe pero nuestro propio ser sí.

Muy buen aporte, sigue así, Guille.
Un abrazo

Guille dijo...

Hola Peregrino!

Si, creo que es importante hacerse preguntas acerca de lo que parece obvio, algún autor por ahí dijo que esa es la definición de filosofía.

"Nuestra mirada corta como la de un topo", es verdad, somos muchas veces como la arañita del cuento de Menapace, que acostumbrada a ver de cerca le costaba concebir un mundo mas allá de su telaraña.

Muchas gracias por pasar David, un gusto, como siempre! :)

Guille dijo...

.

Guille dijo...

.

Guille dijo...

.