viernes, 18 de julio de 2008

La marca de la gorra

Porque si en vuestra congregación entra un hombre con anillo de oro y con ropa espléndida, y también entra un pobre con vestido andrajoso, y miráis con agrado al que trae la ropa espléndida y le decís: Siéntate tú aquí en buen lugar; y decís al pobre: Estate tú allí en pie, o siéntate aquí bajo mi estrado; ¿no hacéis distinciones entre vosotros mismos, y venís a ser jueces con malos pensamientos?
Santiago 2:2-4

En la iglesia a la que concurro, la mayoría de los chicos que vienen a la escuela dominical provienen de una villla que se encuentra enfrente, cruzando por una calle que hace a modo de puente sobre una avenida ancha que circula mas abajo. Como no en todos lados se usa la misma terminología explico que acá en Argentina se llama villa a los barrios formados por el aglutinamiento de viviendas de diversa precariedad donde habitan familias de bajos recursos económicos.

Una mañana, hace varios años. durante la consabida parte de coros de la escuela dominical, dos de estos chicos, de alrededor de ocho años, peleaban por la gorra que uno de ellos había traido. Yo me acerque para intervenir, tome la gorra, tire de ella, el nene que la tenía en sus manos hizo lo mismo y la gorra se rasgo.

Era una gorra roja, imitación de Adidas, bastante deslucida, pero el niño que la había traido comenzo a llorar diciendo que era de su hermano. Yo trate de consolarlo, sin mucho resultado, diciendo que iba a comprarle una nueva. Me di cuenta que para estos chicos una promesa es un conjunto de palabras bastante abstracto, del que no esperan demasiado. Una niña más pequeña que estaba con este nene, seguramente su hermanita, me miraba con disgusto aunque sin hablar, como acostumbrada ya de chiquita a aguantar su enojo.

Ese día terminó, llegó el lunes, y en el transcurso de la semana uno tiende a olvidarse de esas cosas. Con la cantidad de preocupaciones cotidianas que se tienen, la gorrita roja de un nene de la villa no parece tan importante y va quedando relegada bajo el cumulo de quehaceres y obligaciones que se te forman en la cabeza.

Sin embargo, un día casi al final de la semana, al salir del trabajo, pase a las apuradas por una de las tiendas de deportes que hay sobre Avenida Cabildo y compré una gorra Adidas roja parecida a la del nene.

Al domingo siguiente, al terminar la escuelita, intercepté al niño de entre la alegre marea de sus congéneres que salía de la iglesia y le pregunté: - Vos eras el de la gorrita, no? (perdón! es que soy muy distraído!) el niño era una olita mas de la alegre marea, como habiendo olvidado ya el episodio (suelen estar habituados a otro tipo de problemas más urgentes como por ejemplo subsistir) pero en cuanto lo nombré dijo que si y puso cara de necesito que me apapachen.

Lo llame aparte y el me siguió acompañado por la nena chiquita que de nuevo estaba con el (ha pasado bastante tiempo de esto, pero desde entonces, la nena que ahora es mas grandecita nunca dejo de mirarme con una sonrisa cada vez que me ve). Cuando le di la gorrita al nene su cara se ilumino, y sin sacarle siquiera las etiquetas y cartoncitos que trae, ya que era para su hermano, se la puso y salió a reunirse con sus compañeros nuevamente. En seguida se convirtió en el centro de atención y se vio rodeado por el resto de los chicos que le pedían ver la gorrita y se la pasaban de mano en mano examinando las etiquetas y comentando con admiración que era un "Adidas original".

A lo que quería llegar es que entre tanto tumulto no falto el típico comentario de parte de alguno de los hermanos de la iglesia: - Claro, no tienen para comer pero tienen gorra Adidas, por las dudas para que se note, ni las etiquetas le sacó...

Hace unos días, Jaaziel publicó una entrada en su blog, sobre la forma en que nos identificamos a menudo con el mundo, mediante el consumo de marcas famosas. Me resulto interesante porque no es un enfoque habitual. Se suele hablar de identificación con el mundo en relación a una serie de conductas contrarias a lo que se llego admitir como "normal" durante la modernidad, pero generalmente no vemos nada malo en el consumo de estas maracas representativas de los grandes emporios económicos. Y nótese que destaco con toda intención la palabra "generalmente" mediante letra cursiva, porque hay una excepción.

Cuando quien consume producto caros, ya sea ropa, teléfonos celulares o IPod, es gente de bajos recursos nos escandalizamos. Nos ofende que gente con los recursos apenas suficientes para subsistir gaste gran parte de los ingresos que pudiera obtener, en este tipo de bienes.

A primera vista pudiera parecer una postura razonable motivada por la preocupación. Pero creo que si pudiéramos adentrarnos en este tipo de pensamiento mas allá de lo aparente y manifiesto, lo encontraríamos movilizado por representaciones bastante egoístas.

En la escala de valores humana, tan distinta a la de Dios, la acumulación de bienes, la riqueza, ocupa uno de los primeros lugares. El que yo luzca por ejemplo un par de zapatillas con el logo de Adidas o Nike me identifica con eso y se convierte entonces en un símbolo de estatus. Lo que voy a decir es muy feo, pero creo que saber la existencia de un segmento de la población que no puede acceder a estos bienes nos reconforta de alguna manera, porque nos brinda la sensación, de acuerdo a los estándares de este mundo, guiados por lo económico, que somos "mejores" o estamos mas arriba que otros.

Por eso me parece que cuando un chico de la villa aparece con ropa de marca o con un celular caro, se activa esa alarma dentro nuestro que en realidad quiere decir: -Pero como! Así nadie va a notar que yo pertenezco a un segmento superior!

Creo que es algo que habla entonces, de nuestra identificación con el sistema de valores del mundo, como dejaba traslucir Jaaziel en "Marca, identidad y túnicas sin costura", y también en tipos de pensamiento como el descrito aquí, tan comunes por lo menos entre la clase media argentina, de sentimientos egoístas que un creyente debería esforzarse por evitar.

13 comentarios:

veldugo01 dijo...

Hey! Pasaba por aquí y me encontré con este magnífico post... aquí en Republica Dominicana (soy mitad argentino mitad dominicano ;)) es asi tambien, la gente super pobre pero con ropa de marca, las casas cayendose pero con tremendo equipo de sonido y televisión flat. De todas maneras a veces son formas de conectarnos... las marcas, las marcas..

Guille dijo...

Claro, hay un concepto, creo que es de sociología, que habla del consumidor - ciudadano. Algo así como que el consumo es la forma que hoy tiene la gente de sentir que toma decisiones y tiene algún control sobre su vida. Esto afecta sobre todo a los mas pobres que consumen esas marcas para sentir que forman parte y que no están excluidos. Pensaba escribir después un post sobre ello.

Muchas gracias por tu visita!!
Saludos :)

Anónimo dijo...

Como todos llegue a tu blog por medio de la lectura y el contínuo enlace y saltos que uno hace frente a la pc.
Me gustan los post que has hecho, aquellos en los que abordas temas prácticos y de tinte social (como este), y los otros temas que no dejan de ser menos atractivos. Entendí los argumentos que planteaste y la menera en que lo abordaste, evidentemente te adentraste en detalles que a veces ignoramos o simplemente no nos gusta escarbar de nuestro interior, creo que nadie escapa del consumismo, yo me reconozco una victima del engaño o los espejismos que generan el adquirir prendas o productos con etiquetas que nos aseguren que son originales (bien marquera, ya no conforma simplemente que tengan el nombre). Coincido en que la motivacion es netamente egoista y alejado de lo esencial...gracias por poner la lupa en algo tan instalado en nuestra cultura pero que aún puede revertirse. Estaré siguiendo tu blog (uno más que agrego a la ruta obligada). Yael

Guille dijo...

Hola! Un gusto tenerte por acá :)

Me alegro que te halla gustado.
No me considero un estudioso sistemático ni mucho menos (cosa que a lo mejor debería intentar)pero me gusta mucho leer, y sobre todo tengo cierta incapacidad para engañarme a mi mismo lo que me hace buscarle constantemente sentido a las cosas.
Estos post son simples pensamientos que espero contribuyan a construir una mirada distinta.
Espero entonces ya que lo ofrecés, contar con tus visitas y tus comentarios :)

Saludos!

Brisa Nocturna. dijo...

Buenisimo tu post Guille.

El consumismo es terrible.Y aqui en los Estados Unidos es pero creo yo.La obsesion por las marcas es asqueante,es la unica palabra que encuentro para definirlo.Llega a tal punto que el negarse a consumir ciertas marcas o comprar en ciertas tiendas que no son "de nivel mas alto",se llega a considerar a veces no como falta de dinero,sino como falta de autoestima!!...que te parece?.

Bueno,nos seguimos leyendo che.

Yasser dijo...

De acuerdo contigo Guille, de esto se puede apreciar distintos matices, el que has planteado es uno de ellos,aquí en mi país hay indigenas que viven en sus palafitos y digamos en pobreza, pero tienen un temendo TV y Directtv

Yasser dijo...

De acuerdo contigo Guille, de esto se puede apreciar distintos matices, el que has planteado es uno de ellos,aquí en mi país hay indigenas que viven en sus palafitos y digamos en pobreza, pero tienen un temendo TV y Directtv

Guille dijo...

Si Brisa, creo que es una muestra de las cosas a las que otorgamos valor los hombres, bastante superficial me parece...

A lo que apuntaba es a que por ahí uno cae en eso pero cuando es una persona carenciada la que lo hace es mas criticada, como que tenemos miedo a que se parezcan a nosotros y no poder distinguirnos entonces como "mejores".

Gracias por pasar!!!
El "che" es porque soy argentino? jeje :)

Guille dijo...

Si Yasser, por lo que me están contando parece que en todos lados pasa lo mismo!

Yo creo que también es una forma que tienen los mas pobres de sentir que forman parte, que no están fuera de la sociedad, que valen... asociandose a las cosas a las que la sociedad otorga estatus...

Bah, en realidad no es algo que yo crea sino algo que opinan algunos estudiosos.

Gracias por la visita!! Nos leemos :)

Brisa Nocturna. dijo...

Si,lo de che es...porque sos argentino pibe jajaja!,nada es que soy fanatica de los acentos latinoamericanos =)!

Isa dijo...

¡Hola Guille!, te había visto comentando en otros blogs y ahora vengo del de Anyul y me gustó tu post. Acá en México sucede lo mismo. El problema es cuando el hijo de Dios quiere emular al mundo. No estoy hablando de que si tengo la solvencia económica para comprarme cosas de marca, sea malo, sino de la actitud que haya en mi corazón, sintiéndome superior.Cuando recién ingresamos a una congregación evangélica, existía ahí el "pensamiento" de que si eras muy pobre, eras espiritual y mi pobre mami, intentó parecerse a las damas que ahí asistían, todo eso causó muchos enojos en mi, pero sentía que eso no era lo correcto y anhelaba salirme de ahí, el problema era que todavía no era hija de Dios, pero el Señor en su gran misericordia me alcanzó y ahora puedo ver un poco más claramente lo que Él desea. Es más, ni siquiera los títulos se nos hacen importantes, sé que se debe de estudiar para tener conocimientos y son necesarios para utilizarlos para la obra del Señor,pero...¿orgullo?, ¡para nada! creo que a Dios no le agradaría que yo fuera así. Sigo en la lucha en no tomar el molde del mundo tal cual lo dice Ro. 12:2Gracias Guille por tus posts. El Señor te continúe bendiciendo y perdona este mega-comentario, je,je.
Saludos desde México.

Guille dijo...

jaja, yo me hago lio por acá con los acentos Brisa, a veces no se como escribir, donde poner los acentos (tildes) o si se usan las mismas palabras :P y bueno, todo sea por el intercambio intercultural, esta bueno ;)

Guille dijo...

Hola Isa! Si, yo también te había visto por ahí,gracias por pasar:)

Es verdad, también como que está esa idea media tonta de que haciendote el pobre pareces mas espiritual.

Y si, hay muchas formas de amoldarse al mundo de las que tenemos que tener cuidamos.

Me alegro que haya gustado y no hay problema por el mega-comentario, al contrario mega-agradecido :D, un gusto, en cuanto pueda me voy a tu blog a curosear un poco, ahora se supone que hace 12 minutos que tendría que estar trabajando, jeje

Saludos!