domingo, 13 de diciembre de 2009

Natural Vs. Sobrenatural (IV)

Hecha estas observaciones sobre aquellos fenómenos que estaríamos dispuestos a llamar milagros, volvamos brevemente la mirada sobre los hechos naturales para efectuar luego una comparación entre ambos.

Respecto al fluir habitual y continuo de los hechos naturales, en cuanto al vínculo que guardan con Dios, a veces somos propensos a percibir esta relación como algo despersonalizado. Tenemos la sensación de que una vez hecho el mundo Dios lo puso en piloto automático, lo dejó andando y se desentendió de él. Sin embargo, parecen desprenderse con frecuencia de la pluma de distintos escritores bíblicos nociones que refuerzan la postura de quienes definen el sostén y preservación de la creación y sus movimientos naturales como dependientes de una operación continua de Dios.

"... quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder”
Heb. 1:3

“El da a todos vida, y respiración, y todas las cosas”
Hech. 17:25

“... hace que su sol salga sobre malos y buenos, y llueva sobre justos e injustos”
Mat. 5:45

"Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten"
Col. 1:17

"Tú solo eres Jehová; tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todo su ejército, la tierra y todo lo que está en ella, los mares y todo lo que hay en ellos; y tú vivificas todas estas cosas."
Neh 9:6

Entre otros varios ejemplos. El Salmo 104, particularmente, resalta de una manera muy bella y fresca la grandeza de Dios actuando en el flujo continuo de los eventos naturales.

A propósito de estas cuestiones dice Berkhof lo siguiente: (LUIS BERKHOF: TEOLOGÍA SISTEMÁTICA)

"El poder de Dios aplicado a sostener todas las cosas es tan positivo como el que ejerció en la creación. La naturaleza precisa de su obra en sostener todas las cosas tanto en su ser como en su acción (...) Con Shedd decimos: 'En el mundo material Dios actúa inmediatamente en y por medio de leyes y propiedades materiales. En el de la mente, Dios actúa inmediatamente y por medio de las propiedades mentales' (...) La preservación puede definirse como aquella obra continua de Dios por medio de la cual El mantiene las cosas que creo, juntamente con la propiedades y poderes con que El las dotó."

Y anteriormente, bajo el título ERRORES REFERENTES A LA NATURALEZA DE LA PROVIDENCIA incluye entre las concepciones que él considera incorrectas, aquellas según la cual "Cuando Dios creó a todas sus criaturas les impartió ciertas propiedades inalienables, las colocó bajo leyes invariables y las dejó que se ocuparan en labrar su destino por medio de sus poderes propios inherentes. Entre tanto, El únicamente ejercita una inspección general, no de los agentes específicos que aparecen en la escena, sino de las leyes generales que El ha establecido. El mundo es simplemente una máquina que Dios ha puesto en movimiento, y en ningún sentido un barco que El pilotea día tras día."

(Continúa...)

3 comentarios:

alechurch dijo...

muy buenaaaa toda la serie. Me abre los ojos a la providencia de Dios y cuanto estamos cegados a su gloria mostrada en la creación.

Guille dijo...

Gracias Alechurch! Esa es la idea a la que apunto, ser más consiente de la realidad diaria de Dios para revitalizar nuestra relación con Él.
Saludos!

Isa dijo...

Pasando para desearte una feliz navidad y que el Señor te continúe bendiciendo en este 2010 ¡si es que no ha venido antes! ¡maranata!
Un fuerte abrazo fraterno Guille.